miércoles, 27 de mayo de 2015

Crecer Cuidando...




"Fuertes son aquellos que ayudan a otros cuando ellos necesitan ayuda, los que lloran detrás de una puerta y pelean batallas que nadie conoce"
"Cuando sientas que no puedes más y comiences a pensar en abandonar, ha llegado el momento de recordar el por qué lo comenzaste"  
         Javier Iriondo
  
Hola a todos/as¡¡

Hoy, os traigo una entrada muy especial para mí... nace fruto de una experiencia personal, que me ha ayudado mucho y que creo, puede seros de utilidad para vuestro día a día, no solo como cuidadores, sino también como personas.

Hace un par de fines de semana acudí a un curso en Santiago de Compostela de Javier Iriondo... que es un experto en desarrollo personal y motivación... ha escrito dos libros totalmente recomendables ("Dónde tus sueños te lleven" y "Un lugar llamado Destino") y venía a ofrecernos una jornada de reflexión sobre la idea de que, los sucesos que marcaron nuestro pasado o los problemas que atravesamos en el presente no deben determinar nuestro futuro...

Acudí con todos mis sentidos activados y dispuesta a empaparme de todo lo positivo que nos quería transmitir, y, con el deseo, de poder sacar muchas ideas que pudieran ayudaros también a vosotros/as a través de este blog...

Tengo que reconocer que, aunque salí con las fuerzas renovadas, hubo muchas lágrimas... consiguió con sus palabras y a través de ejercicios prácticos, que nos enfrentáramos a los errores del pasado y a nuestras inseguridades más enraizadas y que esto nos sirviera para coger impulso e intentar cambiar diferentes aspectos de nuestra vida que no estaban funcionando... nuestra parte emocional salió a la luz y al comenzar a comprenderla y analizar de qué manera afecta a nuestra vida diaria, sirvió para darnos el empujoncito que hacía falta pensar en pasar a la acción sin temor a fracasar o equivocarnos... me queda mucho trabajo por delante de reflexión y autoconocimiento en casa, pero al menos, me ha servido para darme cuenta, de lo importante que es, no dejarme llevar por las emociones, sobre todo cuando estas son negativas, e intentar que no sean ellas las que manejen mi vida, mis decisiones... perdonar aquello que hayamos hecho mal en el pasado y seguir adelante, aprendiendo de cualquier circunstancia que nos toque vivir, es esencial para el crecimiento personal.... ya que, como bien decía "La relación más tóxica es la que podemos llegar a tener con nosotros mismos".

Durante la semana siguiente al curso, estuve repasando los apuntes que me traje, para sacar algunas conclusiones e ideas y poder escribir esta entrada, que creo será muy enriquecedora para todos ya que, aunque sois cuidadores debido a determinadas circunstancias de la vida... primero sois personas... además, ya os tengo comentado que le doy mucha importancia a la parte emocional de los cuidados, y creo que, para cuidar bien, hay que cuidarse primero, y el mundo interior de sentimientos y emociones es un aspecto clave en el que hay que incidir...

A continuación iré poniendo resaltadas algunas de las numerosas frases y citas que Javier Iriondo nos fue relatando durante el curso, junto con algunas reflexiones de mi propia "cosecha"...

Comenzamos....

"Los problemas siempre están disponibles para agarrarse a ellos y justificarse"

"Debemos ser creadores de circunstancias y no víctimas de ellas"

"Debemos dejar de pensar en cómo de mal están las cosas y pensar en cómo pueden llegar a ser"

"No utilices tus problemas para estar mal".

"Cuando sentimos emociones negativas, es porque nos estamos enfocando en los problemas, en todo lo que no funciona, creando una espiral destructiva en la cual reaccionamos de manera desproporcionada, magnificando las situaciones y generando expectativas negativas".

Estas frases parten de la idea común de no dejar que nuestros problemas o preocupaciones determinen el cómo somos como personas... no permitamos que sean la justificación para no llevar a cabo algún sueño o cambio en nuestras vidas, no las utilicemos como excusa para que nos presten más atención o nos ayuden... en definitiva, los problemas están ahí, son reales y en muchos casos son demasiado duros y difíciles de sobrellevar pero... van a seguir estando ahí, tanto si estamos llorando y compadeciéndonos de nosotros mismos todo el día, como si lloramos lo que tengamos que llorar pero, damos un paso adelante e intentamos  hacer todo lo necesario para intentar solucionarlos o sobrellevarlos de la mejor manera posible.

A menudo, estoy en contacto con personas que cuidan a sus familiares y, a pesar de que el contacto no es cara a cara, puedo detectar perfectamente por la manera de escribir y contarme su historia cuales son aquellos que, frente a las adversidades, están luchando día a día para que tanto ellos como sus familiares estén lo mejor posible (buscando alternativas, información, formación, consejos, recursos de ayuda, apoyo para su propio autocuidado)... y aquellos que, en un primer momento, se les vino el mundo encima y no han conseguido levantar cabeza... sus palabras se centran exclusivamente en la parte negativa (que es mucha) de la situación... no buscan soluciones sino palabras de aliento que de alguna manera les compadezcan y les den la razón....

Padres con hijos con discapacidades muy graves, hijos que cuidan de ambos padres con demencia... son muchos los casos de personas que pelean todos los días por sacar adelante su situación sin anclarse en lo negativo... dejándose llevar por emociones positivas de ilusión, fuerza, esperanza, amor, entrega... se agarran a la idea de que la vida de las personas a las que cuidan y la suya propia, sea mejor cada día y no se dejan arrastrar por la desgracia que han sufrido o por lo mal que están en estos momentos.

Mientras escribo, me doy cuenta de que, quizás suene demasiado duro, quizás dejéis de leerme al sentiros ofendidos por mis palabras pero.... así me sentí yo cuando Javier nos hablaba... y os lo aseguro... a veces, enfrentarnos con nuestra realidad sin ningún tipo de filtros ni censura, es la mejor manera de darnos cuenta de nuestros errores e intentar no volver a caer en ellos...

"De un acontecimiento negativo en tu vida, puede salir una razón para luchar o una justificación para hundirse"

"Cualquiera puede elegir, si lo que nos está ocurriendo va a ser lo último que hagamos en nuestra vida o el inicio de algo..."

"Las tormentas de la vida son necesarias para poder ver la luz después"

 "Los problemas no te pasan a ti, te pasan para ti"

"Nos olvidamos de las cosas positivas, nos olvidamos de lo que sí tenemos y de las cosas por las que deberíamos sentirnos agradecidos"

Javier nos contaba la historia de una mujer que, había perdido a un hijo y cuidaba de otro que tenía una parálisis desde niño... esta mujer había pensado muchas veces en quitarse la vida e incluso acabar con la de su hijo para evitarle sufrimientos... sentía que ya no le quedaba nada y se había centrado tanto en las dificultades que afectaban a sus vidas, que no conseguía encontrar un motivo para vivir en esa realidad tan dura... al final, no había llevado a cabo sus planes porque su hijo, al que cuidaba, le había asegurado que quería vivir... él disfrutaba de la vida a pesar de sus limitaciones y a pesar del dolor de haber perdido a su hermano... a diferencia de su madre, y encontrándose en peor situación, tenía ganas y fuerzas para llevar el día a día... disfrutaba de las pequeñas cosas y de la compañía de su madre y con eso se sentía pleno...

Esta historia junto con las citas que la acompañan, tienen mucha relación con lo que veníamos hablando... los problemas aparecen... en todos los ámbitos de nuestra vida... salud, economía, trabajo, relaciones de pareja, amistades, familia... pero somos nosotros los que tenemos la capacidad para decidir, si estos van a condicionar nuestra existencia o por el contrario, van a ser solo un punto de inflexión del que aprender, y del que sacar grandes lecciones que nos hagan mejorar y crecer como personas.

No debemos consentir que la parte mala o fea de la vida dirija nuestros pasos y nos empuje hacia un lugar lleno de reproches, culpabilidad, críticas o miedo sino todo lo contrario... intentemos que las dificultades nos sirvan para valorar lo que tenemos, lo que podemos conseguir y todas las alternativas posibles para hacerlo.

"No podemos dejar que, porque una parte de nuestra vida no funcione, afecte a todas las demás"

Esta idea representa a la perfección el concepto del que siempre os hablo... El Autocuidado...

En la familia hay una persona que padece una enfermedad o ha sufrido un accidente y esto lo ha llevado a necesitar de nosotros como cuidadores... perfecto... asumo la realidad y adapto mi vida para convertirme en su cuidador... dejo de lado a mis hijos y mi pareja, dejo mi trabajo, dejo de hacer deporte, rompo con todas las amistades que tenía, salgo solo para hacer los recados imprescindibles, abandono mi cuidado personal.... Qué os parece? ... La situación que os presento conlleva algún tipo de bienestar y calidad de vida?... No verdad?... pues este es un ejemplo totalmente real de muchas de las personas que ejercen como cuidadores de sus familiares... han permitido que, una parte de su vida afecte a todas las demás y hayan dejado de tener importancia todos aquellos ámbitos que le permitían crecer y desarrollarse en el ámbito laboral, de pareja, familiar, personal, de amistades...

Y ahora me diréis.... ¡Pero es que no tengo tiempo¡ ¡No cuento con ayudas ni recursos¡ ¡Mi familia no me echa una mano¡... creedme cuando os digo que siempre, siempre existen alternativas para llevar los cuidados de la mejor manera posible para ambas partes... no tienen por qué ser grandes soluciones, hay realidades que no se pueden negar y en algunos casos ni siquiera dependen de nosotros pero, sí que se pueden llevar a cabo pequeños cambios en las rutinas, pequeños pasos que, aumentarán el nivel de satisfacción y mejorarán considerablemente vuestro estado físico y emocional sin mermar la calidad de los cuidados... solo hay que saber buscar y analizar dejando de lado nuestras ideas y convicciones más profundas... dejar de pensar siempre en hacer las cosas igual porque creemos que tenemos razón para pasar a decir... ¿Y si hago esto de otra manera?, ¿Y si me permito unos minutos de descanso al acabar de hacer alguna tarea?, ¿Y si pido ayuda a algún amigo/vecino para poder salir a tomar un poco el aire?, ¿Y si dejo que mi familiar se vista solo mientras yo me siento a leer un poco o ver la tele?, ¿Y si le pido a la auxiliar que viene a casa que asee a mi familiar sola mientras yo hago un poco de ejercicio?....¿Y si...?

"A veces, con la buena intención de proteger, limitamos y creamos personas con fortaleza de cristal"
"No hagas por tu hijo, lo que puede hacer por sí mismo"

Recordáis el concepto... Potenciar la Autonomía de las personas a las que cuidáis¡¡¡ Importantísimo... sobre todo cuando estamos hablando de niños/as o adolescentes con algún tipo de diversidad funcional o enfermedades degenerativas¡¡¡

"A veces, para hacer el mejor regalo del mundo, solo hace falta un gesto o una palabra"

Nunca olvidemos la importancia de las muestras de cariño¡¡¡¡ sonrisas, besos, abrazos... no solo hacia los demás, sino también aprender a recibirlas y aceptarlas...¡¡¡

"El lenguaje influye no solo en nuestro comportamiento sino en el de los demás..."

"Si quieres cambiar tus emociones y sentimientos... debes poner atención a las palabras, afirmaciones y preguntas que te repites a ti mismo... pueden cambiar totalmente la manera de sentirte... utiliza su poder usando siempre las que más te influyen y te ayuden".

Seríais capaces de estar un día entero sin quejaros e intentar que todas las frases y palabras que digáis tengan un carácter positivo?... Difícil verdad?... Creéis que si lo hacéis, cambiaría en algo el ambiente de vuestro hogar y la relación con vuestro familiar? ... si la respuesta es que si... creo que está muy claro lo que tenemos que hacer no?...

"Al entrar en una espiral de negatividad, debemos tener una alarma, un gesto, un momento para parar, reflexionar y elegir los pensamientos que queremos que nos acompañen durante el día".

Otro ejercicio... Cuando os encontráis ante una situación estresante o que os produce enfado, ansiedad y/o nerviosismo... sois capaces de parar y desviar vuestra atención a otras cosas, o estos sentimientos os acompañan durante el resto del día?... Os animáis  a elegir un recuerdo, una palabra o un sonido que os ayude a parar en ese momento y salir de la espiral de negatividad en la que habíais entrado?... darse cuenta de en qué momento hemos perdido el control y nos estamos dejando arrastrar por sentimientos exagerados, puede ayudar a centrar la nuestra atención en algo más positivo y así, poder sobrellevar mejor las complicaciones y terminar el día sin tanto agotamiento emocional.

"La clave de la depresión es dejar de pensar en ti mismo"

Esta es complicada... creo que se entiende mejor a través de varias preguntas... ¿Crees que tu situación actual de sobrecarga, tristeza, malestar... ayuda a la persona a la que cuidas? ¿Crees que la energía que le trasmites es positiva para él/ella? ¿Crees que es bueno para él/ella verte así? Y para las demás personas que te rodean...amigos, hijos, pareja? ¿Qué crees que pasaría si al levantarte, en vez de centrarte en tus problemas, pensaras en que podrías hacer para mejorar el día de esas personas?...

"Los mapas mentales (ideas preconcebidas sobre como debería ser la vida) son los principales
culpables de los conflictos emocionales"

"El cerebro siempre está comparando estos mapas mentales con la realidad... lo que genera frustración"

"La mayor parte de nuestros miedos son aprendidos"

"No podemos quedarnos en las palabras, debemos ir más allá y comprender lo que hay detrás de nuestros comportamientos, que sentimientos se esconden "

"No puedes cambiar cómo te trata la gente o lo que dicen de ti. Tan sólo puedes cambiar cómo reaccionas ante esos actos"

Muchas veces, al hablar con cuidadores, expresan una serie de ideas con los que justifican sus comportamientos cotidianos... a menudo no muy positivos....

"No puedo dejar a mi familiar con otra persona para irme a tomar un café con mis amigos... que va a pensar la gente?"

"No quiero pedir ayuda a mi familia... deberían ser ellos/as las que se ofrecieran".

"¿Cómo voy a ingresar a mi familiar en una residencia? Es como si lo estuviera abandonando"

"No quiero solicitar la ayuda de un auxiliar porque nadie puede cuidar de mi familiar como lo hago yo..."

Detrás de todos nuestros comportamientos y formas de actuar, se esconden sentimientos e ideas preconcebidas que hemos aprendido desde pequeños y que condicionan, a veces sin que nos demos cuenta, nuestra vida y nuestras decisiones... por ejemplo... si cuando éramos pequeños, nuestros abuelos vivieron toda la vida con nosotros y oíamos a nuestros padres decir, que era obligación de los hijos cuidar de sus padres en casa hasta que murieran,  al llegar a la edad adulta, la idea de ingresar a nuestros padres enfermos en una residencia se nos hace complicada aunque, debido a las circunstancias, sea la única solución, ya que no  podemos llevar los cuidados de manera correcta y nos estamos agotando física y mentalmente... detrás de esa actitud de decir no sin plantearnos las opciones, y sin querer ver la situación real de manera objetiva... existe un miedo al abandono y una sensación de fracaso por no haber podido cumplir sus deseos... que no hará más, que empeorar la situación, ya que a veces, por seguir manteniendo esos "mapas mentales" se toman las decisiones equivocadas.

"Lo que controla la calidad de vida de una persona son las emociones"
"Inconscientemente, adoptamos los pensamientos, actitudes, creencias y emociones del entorno que nos rodea... debemos saber elegir aquellas que nos permiten crecer y no las que nos hunden."
"Nos sentimos como pensamos. Nos convertimos en aquello en lo que más tiempo pensamos, ya que, aquello en lo que nos enfocamos condiciona nuestras emociones"

"Allí donde va nuestra mente va nuestra energía"

"La calidad de nuestras emociones determina la calidad de nuestra vida, independientemente de las circunstancias".

En muchas ocasiones en el blog hemos hablado de las emociones negativas más características que suelen afectar a los cuidadores... duda, ira, miedo, tristeza, culpabilidad, ansiedad, frustración... estas, pueden llegar a mantenerse durante largos períodos de tiempo, hasta llegar a provocar estados de depresión agudos... también hay emociones positivas pero, inconscientemente solemos centrar nuestra atención en lo negativo, lo que acaba por ocultar cualquier pequeño momento de alegría, amor, cariño, esperanza... que hayamos podido vivir.

Debemos ser capaces de reconocer cuales son las emociones que marcan nuestro día a día... En qué momento aparecen? Están provocadas por algo en concreto? Podemos hacer algo para solucionar aquello que las hace aparecer?...

También debemos aprender a disfrutar de las emociones buenas e intentar que su efecto nos acompañe durante toda la jornada... si es necesario las iremos anotando en un papel, explicando porque han sido provocadas... al final del día, leeremos ese papel para recordarle a nuestra mente que, tenemos muchas cosas por las que estar agradecidos y que nos producen felicidad... solo así, la negatividad irá perdiendo más fuerza... no va a desaparecer, pero, no controlará la calidad de nuestra vida.

Qué tipo de sensaciones y emociones os acompañan durante el día? Cuáles os gustaría sentir?
"Los miedos, son mentiras imaginarias que nuestra mente anticipa generando expectativas distorsionadas que nos hacen sufrir innecesariamente"

"Los miedos no van a desaparecer... pero sí que podemos aprender a que no nos frenen... a hacer lo que sea necesario a pesar del miedo"

"El primer paso para superar los miedos es descubrirlos y reconocerlos... El miedo puede paralizarnos, destruir nuestra confianza, debilitar nuestra psicología y fortaleza mental y retenernos de realizar acciones que sabemos deberíamos llevar a cabo"

Javier nos decía durante el curso que... el 40% de las cosas que nos preocupan nunca llegan a suceder, el 30% son preocupaciones sobre acontecimientos que ya han pasado, el 12% son imaginaciones o exageraciones que nuestra mente crea y solo el 8% corresponde a asuntos y preocupaciones reales... y curiosamente... a ese pequeño 8% que si es importante, no solemos hacerle demasiado caso....

A menudo, las preocupaciones que nos acompañan durante el día, están basadas en miedos, inseguridades o dudas que tenemos hacia nosotros mismos o lo que nos rodea... a veces, llegan a paralizarnos y a hacernos poner un no por delante sin intentarlo siquiera... la mayoría de las veces todo lo que nuestra mente había imaginado en negativo nunca llega a suceder... y esto, nos lleva a volver a sentirnos mal por no haber dado el paso. Es un círculo vicioso que no nos permite avanzar y del que tenemos que estar pendientes y saber reconocerlo para poder salir...

Los miedos nunca van a desaparecer, forman parte de nuestro instinto de supervivencia... lo que sí es aconsejable es no dejarse dominar por ellos, ser nosotros quienes los controlemos para que no lleguen a afectar a nuestro bienestar físico y/o mental.

Habéis dejado de hacer algo por el miedo o la ansiedad que os provocaba?... salir un rato a despejaros por miedo a que la persona que se queda con vuestro familiar no sepa cuidarlo, dejar de estar pendientes de vuestro familiar para hacer alguna actividad, solicitar algún recurso de ayuda porque pensáis que solo vosotros podéis/sabéis/debéis cuidarlo/a... Qué beneficios os ha supuesto? Y desventajas? Creéis que cambiaría algo en vuestra vida si dejaseis de lado esos miedos y os animarais a hacerlo? ...

"En ocasiones huimos de las decisiones... por miedo a asumir responsabilidades, a equivocarnos, al qué dirán... o por la incertidumbre que generan las posibles consecuencias"

"Para comprender el poder que tienen las decisiones y ser más efectivos a la hora de tomarlas, es importante analizar las consecuencias que han tenido a lo largo de nuestra vida y en el presente"


"Si no hacemos nada por ir a mejor... iremos a peor"


"La peor de las decisiones es no tomar ninguna"


"Nuestro destino se escribe cada día con nuestras decisiones y nuestras acciones. Los resultados del futuro dependen de las decisiones que tomemos hoy".

Estas dos citas nos vienen a decir que, cuando algo en la vida no va bien, cuando sufrimos cualquier tipo de complicación en nuestra rutina, debemos tomar decisiones... a menudo, estas decisiones van acompañadas de miedo y ansiedad, porque no sabemos si estaremos acertando o si serán peores las consecuencias... cualquier decisión en la vida será buena ya que nos permitirá avanzar... salir del bucle de estabilidad y "comodidad" en el que nos encontramos... solo con eso ya habremos ganado... lo que tenemos que tener claro es que, si no hacemos nada por buscar alternativas, algo diferente... nuestra situación tenderá a ir a peor... además del miedo y la ansiedad, aparecerán otras emociones como la culpa y el arrepentimiento y en vuestro caso, puede llegar a suponer la aparición del síndrome del cuidador quemado y un deterioro en la calidad de los cuidados.

"Como me arrepiento de no haber buscado ayuda antes", "Si hubiera instalado una ducha en vez de la bañera me hubiera ahorrado muchos dolores de espalda", "Si hubiese llevado a mi familiar a un centro de día habría tenido tiempo de descansar un poco", "Si me hubiera repartido tareas con la auxiliar de ayuda a domicilio en vez de hacerlo yo todo, ahora tendría un par de horas para ir a la peluquería"... Habéis dicho frases parecidas alguna vez? ... a veces, para comenzar a tomar decisiones, es necesario analizar, las consecuencias negativas que ha tenido el no tomarlas a tiempo en el pasado ...
 
"Para mantener un estado y un flujo emocional más positivo y productivo, debemos invertir un tiempo cada día visualizando y sintiendo esa visión de futuro que hemos desarrollado".
"Visualizar no es ver las cosas como son, sino como pueden llegar a ser".
"Sin visión no hay motivación, necesitamos crear una visión de hacia dónde vamos, una visión de futuro de aquello que queremos lograr, la visión de nuestra progresión personal nos llena de energía y de propósito al saber que nos dirigimos a algo mejor"
"Cuando creas esa visión, la confianza aumenta, al igual que la energía y la determinación. El entusiasmo y la convicción crece, generando más confianza y produciendo acciones de mayor calidad, que a su vez nos hacen ser más productivos."

Otro de los conceptos de los que nos habló Javier durante el curso, es el de la visualización.... visualizar aquello que queremos conseguir, nos ayuda a reducir el nivel de ansiedad que nos provocan los cambios y aporta la confianza y el valor suficientes para intentar aquello que se nos ocurra o deseemos... cada uno tendrá sus propios anhelos... algunos querrán imaginarse en el trabajo de sus sueños, otros consiguiendo hablar delante de muchas personas, otros entablando conversación con la persona que le gusta... quizás vosotros os imaginéis con más tiempo libre, disfrutando de un café con amigos, haciendo alguna actividad con vuestro familiar, volviendo a trabajar después de solicitar unas horas de ayuda a domicilio, viendo a vuestro familiar mejorar al haber comenzado a realizar nuevas terapias en un centro de día, dejando que otros se ocupen de vuestro familiar durante un tiempo sin remordimientos...

No se trata de imaginar imposibles o milagros... se trata de veros haciendo aquellas cosas que, por miedos infundados, habéis dejado de lado en vuestra vida o imaginaros siendo la persona que podríais ser, sin todas esas ideas negativas y baja autoestima que venís arrastrando desde hace tiempo... estas visualizaciones deben ir acompañadas además, de acciones concretas para conseguir que se conviertan en realidad... y vosotros... Pensáis que vuestra vida cambiaría si os dejaran de influir determinados miedos, ideas o pensamientos? Y haciendo algún cambio? Habría alguna variación en vuestra vida y en la de la persona a la que cuidáis?


Hasta aquí la entrada de hoy...

Espero de corazón, que esta entrada haya sido de ayuda para vosotros como lo ha sido para mí... quizás en un primer momento puedan parecer una serie más, de frases positivas y buenos deseos que nadie es capaz de llevar a la práctica pero... leedlas con calma, no tengáis prisa... tomad cada una de las frases y razonamientos y exprimidlas, llevándolas siempre a vuestra realidad personal... responded a las preguntas que os hago de manera sincera y veréis como algo de luz aparece entre tanta oscuridad... como dijo Javier... ser sinceros, aunque duela... no es un examen o entrevista en la que hay que contestar lo que otros quieren oír, sino que estáis hablando con vosotros mismos para mejorar e intentar sentiros mejor... no creéis que merece la pena¡¡¡¡

De cualquier situación por muy mala y dolorosa que sea, se puede sacar algo positivo... cualquier situación es adecuada para aprender y coger el impulso necesario para seguir adelante en las mejores condiciones posibles... cuidar será la experiencia más dura que vayáis a desempeñar en vuestras vidas pero, no tiene por qué significar que, os tenga que llevar a una situación de depresión, agotamiento y/o aislamiento... sino todo lo contrario... debe ser para vosotros un proceso de aprendizaje continuo, reflexión, autoconocimiento... en definitiva... de crecimiento personal... por que como bien digo en el título... Se puede y se debe CRECER CUIDANDO...


Os dejo el enlace a la web de Javier Iriondo para que podáis conocer su trayectoria y seguir su blog:

http://javieririondo.es/

Nos Vemos la Semana que Viene¡¡¡

Un Abrazo Fuerte¡¡¡


"Nadie puede volver atrás y empezar otra vez, pero cualquiera puede comenzar hoy y tener un final distinto"
"Tu pasado no determina tu futuro y el cambio es posible para quién se atreve a arriesgar"
Javier Iriondo

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>