jueves, 27 de marzo de 2014

Un Respiro es Necesario... Los Programas de Respiro Familiar en Residencias



Hola a todos/as¡

Hoy, os traigo una entrada fruto de la colaboración que he realizado con Unir Cuidadores...

Unir Cuidadores es un proyecto de emprendimiento social sostenible nacido con la colaboración de la Universidad Internacional de La Rioja y de la Fundación UNIR, con la finalidad de ofrecer atención, formación y asesoramiento a los cuidadores y familiares de personas con algún tipo de dependencia.

Su principal objetivo es el de  mejorar la calidad de vida de los cuidadores y familiares a través de la información y formación en determinados temas de interés: información médica sobre las enfermedades que causan dependencia, nutrición, ejercicio, cuestiones legales, psicología...

En su web encontraréis diferentes apartados de ayuda donde van publicando artículos de interés... "Cuidados en casa", "El cuidador cuidado", "Patologías y discapacidad", "Prestaciones y trámites"....

Ofrecen además, cursos de formación y clases presenciales virtuales con expertos, que solucionan las dudas que un cuidador, familiar o profesional pueda tener sobre la materia impartida. También pone a disposición de los cuidadores una consulta online donde podrán acceder a los mejores expertos a través del teléfono, e-mail, chat o videoconferencia.

Es un proyecto muy necesario y totalmente recomendable tanto si estáis comenzando a cuidar como si ya lleváis tiempo y queréis información específica...y un lugar dónde encontraréis el apoyo y orientación de profesionales cualificados.


En este artículo, he querido hablaros sobre los "Programas de Respiro Familiar" y en concreto, el que se lleva a cabo en residencias...

A lo largo del año.... os tomáis algún tipo de "vacaciones"? dejáis durante unos días el cuidado en manos de otras personas? .... seguramente la mayoría contestareis que no y alguno de vosotros quizás se sienta mal con solo pensar en la posibilidad pero creedme.... es totalmente necesario parar... no solo para recuperaros físicamente, sino también de manera mental y emocional...  desconectar, recargar pilas, despejar la mente y relajarse... en definitiva, evitar la sobrecarga y mejorar en calidad de vida y salud.

Este tipo de programas son una buena forma de tomaros ese merecido descanso ya que, ofrecen la posibilidad de, durante un plazo de tiempo, dejar a vuestro familiar al cuidado de profesionales en un centro residencial.
También es posible utilizarlos en momentos en los que, por cualquier motivo, no podáis prestar los cuidados de manera correcta... por ejemplo, si os tenéis que operar y necesitáis un tiempo de recuperación pero no tenéis quién os eche una mano.

Me ha parecido muy interesante que, como cuidadores, conozcáis todos los recursos que existen y que pueden ayudaros a mejorar la calidad de los cuidados y evitar posibles problemas en el futuro.

Sin más, os dejo el enlace....

"Los Programas de Respiro Familiar en Residencias"

Nos vemos la semana que viene¡¡

martes, 25 de marzo de 2014

Tiempo de Relax



Hola a todos/as¡¡¡


Continuando con la serie de entradas dedicadas a los cuidados del cuidador, hoy os voy a hablar de la relajación.

Esta técnica, ha sido utilizada desde la antigüedad por las civilizaciones más avanzadas, no solo las orientales, sino también griegos, romanos y egipcios...

El estilo y el ritmo de vida instaurados en nuestra sociedad actual, a menudo nos lleva a vivir acompañados de estrés, tensiones, nervios, negatividad, agobios...

Nuestra mente se despierta por las mañanas de manera automática con un guión establecido, que se va llenando a lo largo del día de más obligaciones y preocupaciones hasta llegar a un punto, en que puede verse sobrepasado y se bloquee.
 
Esta situación es mucho más habitual en los cuidadores ya que, no solo tienen que hacer frente a situaciones tensas habituales de su vida cotidiana, sino también, a los factores estresantes que el cuidado supone.

También suele ocurrir, en el caso de personas que se dedican al cuidado de otras, que se preocupan en exceso por el pasado o el futuro... buscan explicación a lo que pudo ocurrir para que su familiar esté enfermo, piensan en lo que va a pasar o en cómo va a evolucionar la enfermedad... y a menudo, no lo hacen de manera positiva, buscando soluciones o alternativas, sino que sus pensamientos giran en torno a una negatividad que los lleva a entrar en un bucle muy peligroso para su salud tanto física como mental. El presente queda totalmente olvidado... pasan los días de manera automática y se olvidan de vivir, de centrarse en lo importante... Os ha pasado alguna vez que, al final del día, no sois capaces de recordar todo lo que habéis hecho pero si podéis relatar la mayoría de los pensamientos negativos que tuvisteis? En algún momento del día pensáis que debéis parar y que necesitáis que vuestra mente esté en "silencio"? Sentís la necesidad de reorganizar vuestros pensamientos para poder centraros? 

Como decía antes, el no poner freno a esta situación de estrés y no prestar atención a las señales que nuestro cuerpo nos va mostrando (cansancio, falta de apetito, falta de sueño, dolores...) puede desencadenar en un mal estado de salud, enfermedades, sobrecargas...

Debemos incluir en nuestras vidas, rutinas que, además de ayudarnos a desestresar, nos permitan centrarnos en el ahora... frenar un poco el torbellino de ideas y pensamientos que saturan nuestra cabeza y quedarnos solo con lo importante y lo inmediato... una buena opción será la relajación....

Una técnica de relajación es cualquier método, procedimiento o actividad que ayude a una persona a reducir su tensión física y/o mental. Generalmente permiten que el individuo alcance un mayor nivel de calma, reduciendo sus niveles de estrés, ansiedad o ira. La relajación física y mental está íntimamente relacionada con la alegría, la tranquilidad y el bienestar personal del individuo.

A continuación, os hablaré sobre sus beneficios y os daré unas pautas y consejos básicos para poder realizarlas. 


BENEFICIOS

Los efectos de realizar ejercicios de relajación de manera continuada, repercuten tanto en la salud física como en la psíquica de manera positiva. Cuando nos relajamos, estamos eliminando las toxinas de las hormonas del estrés y sustituyéndolas por las hormonas del placer.

A nivel Físico
  • Disminución de la presión arterial y del ritmo cardiaco. Se regula la respiración, lo que aporta mayor nivel de oxígeno al cerebro y a las células.
  • Mejora de una amplia gama de trastornos, entre los que se encuentran: dermatológicos, del aparato digestivo, cardiovasculares, del lenguaje, relacionados con el dolor y la tensión muscular...
  • Reducción de los niveles de secreción de adrenalina y noradrenalina por las glándulas suprarrenales.
  • Reducción en los niveles de colesterol y grasas en sangre.
  • Aumento del nivel de producción de leucocitos, lo que refuerza el sistema inmunológico.
  • Disminución en la cantidad de lactato sanguíneo (uno de los instigadores de la ansiedad).
  • Desarrollo de un estado de descanso a nivel más profundo.
  • Aumento de las frecuencias cerebrales Alfa (las que se dan en estados relajados). 

A nivel Psicológico, Mental y Emocional
  • Fomenta la autoestima, la paciencia, abre las puertas al sentido del humor, la claridad mental, la actitud positiva...
  • Mejora la capacidad de concentración y memoria.
  • Elimina el estrés y relaja el cuerpo. Se reducen las tensiones, mejora la comunicación y la conexión con el cuerpo, por lo que se entra en un estado de intensa paz y armonía.
  • Conexión con las emociones. Ayuda a conocer nuestro interior y unirlo con el mundo exterior de una forma pacífica y relajada. Mejora la comunicación con el entorno y hace sentir al que la practica un sentimiento de unión con el exterior.
  • Equilibra la energía. Armoniza los centros de energía para resolver las situaciones complicadas. Acaba con los bloqueos que provocan malestar emocional o dolores físicos, producidos por los bloqueos energéticos.
Durante su día a día, los cuidadores se ven afectados por  pequeñas irritaciones y/o problemas que afectan de manera negativa su estabilidad emocional. La solución no es conseguir evitarlos, sino desarrollar la capacidad de mantener las cosas en perspectiva. La relajación ayudará a limpiar la mente de pensamientos irritantes, para poder ver estos pequeños percances como lo que son y no agrandar su repercusión.

Relajarse, es importante para devolver a la normalidad el estado físico y mental del cuidador principal.... disminuye la ansiedad, mejora capacidades cognitivas, aumenta la facilidad de pensar en positivo, la confianza en uno mismo, disminuye tensiones, mejora la calidad del sueño....
Después de realizar alguna de estas técnicas, la persona queda en un estado idóneo para reiniciar la actividad de la vida diaria.

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN MÁS UTILIZADAS

Respiración abdominal profunda: consiste en llenar completamente los pulmones. Muchos expertos afirman que "respirar con el estómago" es uno de los mejores métodos para reducir el estrés. Si se logra hacer este tipo de respiración cinco minutos al día, se envía más oxígeno a la sangre, reduciendo los efectos del modo de alerta que el estrés provoca en el cuerpo.Puede ser muy útil en circunstancias concretas: un momento puntual de nerviosismo, al enfrentarnos a algo que nos da miedo o simplemente cuando nos sentimos inquietos sin saber bien por qué.

Meditación: describe la práctica de un estado de atención concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia conciencia, o el propio estado de concentración.Estar atentos y ser plenamente conscientes, segundo a segundo, de nuestros pensamientos y sentimientos, de nuestro cuerpo y movimientos, de todo nuestro entorno. La meditación es una herramienta que sirve para introducirnos en nuestro interior y ver nuestras deficiencias psicológicas, emocionales y físicas. Nos sitúa en el aquí y en el ahora.

Pensamiento positivoNuestras acciones están basadas en nuestros pensamientos. Si cambiamos la forma en la que pensamos, podemos comenzar a cambiar las decisiones que tomamos. Transformar el modo en que nos hablamos a nosotros mismos, nos ayudará a mejorar nuestra autoestima, liberarnos del estrés y ver el mundo con un prisma mucho más positivo. 
 
Visualización: Se define a la visualización como la generación de una imagen mental o una imagen real de algo abstracto o invisible. Es una técnica psicológica para alcanzar una condición emocional deseada a través de imaginar una imagen concreta. La relajación mediante visualización se logra pensando en el sitio tranquilo donde más nos gustaría estar, en la situación o forma en la que querríamos convertir nuestra vida o en algún objetivo que nos gustaría conseguir... esto tendrá un efecto en nuestra mente y nos facilitará poder conseguir lo que nos propongamos.

CONSEJOS Y PAUTAS

Siéntete cómodo...es muy importante que estéis cómodos mientras os relajáis, por lo que es esencial que encontréis la mejor postura, momento y circunstancias posibles... algunas personas les gusta hacer relajación al levantarse, otras antes de dormir y algunas incluyen pequeños momentos de relajación durante el día...la forma en la que lo hagáis dependerá de vuestra situación y gustos personales... sentado, tumbado... lo adecuado es que, sea como sea, el cuerpo esté lo más relajado posible. Evitad cualquier prenda de ropa que pueda oprimir alguna parte del cuerpo: cinturón, faja, cuello de camisa, corbata... y descalzaros. Uno de los principales objetivos de la relajación es tranquilizar la mente y bloquear los factores externos, y esto, puede no conseguirse, si nos  aprieta alguna prenda o es incómoda. Tened siempre a mano algo de abrigo... si lográis llegar a un estado relajado es posible que tengáis frío. Las primeras horas de la mañana o antes de dormir son los mejores momentos para relajarse. Ayudan al cuerpo y a la mente a prepararse para las preocupaciones diarias o por el contrario a evadirnos de ellas y facilitar el sueño.
Elige un ambiente tranquilo. La relajación debe practicarse en un lugar tranquilo y silencioso, con temperatura suave y sin exceso de luz. Esto permitirá que os centréis exclusivamente en esta tarea y evitará que los estímulos externos os distraigan. Buscad un lugar donde no vayáis a ser interrumpido. Si ponéis música, elegid canciones tranquilas, repetitivas y de armonías suaves...

Decide durante cuánto tiempo vas a meditar y se constante.  Las personas que ya practican la relajación hace algún tiempo recomiendan tener sesiones de 30 minutos, dos veces al día; las personas novatas en esta tarea pueden comenzar con períodos cortos de 15 minutos, una vez al día. Debéis hacer el ejercicio de relajación cada día a la misma hora. No importa la hora que elijáis, pero intentad crear un hábito en vuestra rutina diaria. No os rindáis simplemente porque sintáis que no está funcionando; Os llevará un tiempo y práctica lograr hacerlo de forma exitosa. A la hora de finalizar la relajación podéis
programar una alarma suave que os avise cuando la relajación tenga que acabar, o adecuar el ejercicio para que finalice siempre con el mismo ritual.

Realiza estiramientos. La relajación implica sentarse o estar tumbado en cierto lugar durante un periodo de tiempo, así que es importante minimizar la tensión o presión antes de comenzar. Hacer estiramientos ligeros durante algunos minutos ayudará a conseguir un estado relajado y preparará tanto tu mente como tu cuerpo. Además, evitará estar centrados en algún punto de dolor en lugar de despejar la mente.

Cierra los ojos. La relajación  puede realizarse con los ojos abiertos o cerrados, aunque como principiante lo mejor sería intentar hacerlo con los ojos cerrados. Esto bloqueará cualquier estímulo visual externo y evitará que las distracciones, ya que estaremos enfocados en la tranquilidad mental.

Sigue tu respiración. Lo más básico y universal de todas las técnicas de relajación es la respiración.  Elegid un punto sobre vuestro ombligo y enfocaros en ese punto con la mente. También podéis poner un libro encima del ombligo y levantar solo esa zona con la respiración.  Sentid cómo crece y se encoge el abdomen al inhalar y exhalar. No hagáis un esfuerzo consciente para cambiar el patrón de respiración, simplemente respirad normalmente. Intentad enfocaros únicamente en la respiración. No penséis en ella ni la analicéis simplemente intentad saberlo y ser conscientes de ella.

No te preocupes si tu mente se evade... sobre todo al principio os costará  y seguro que miles de pensamientos aparecen en vuestra cabeza... haced un esfuerzo para volver a concentraros en la respiración e intentad no pensar en nada más. Eliminad todo pensamiento y despejad la mente. Puede que os resulte mucho más fácil realizar una relajación guiada o introducir frases para ir relajando el cuerpo por partes...

Practica en tu vida diaria. La relajación no tiene que limitarse a las sesiones que realicéis en casa, también podéis hacerlo en otros momentos y lugares en vuestra vida diaria. Por ejemplo, esperando en la consulta médica, en un atasco, en un descanso en la oficina... en momentos de tensión, intentad tomaros unos cuantos segundos para enfocaros únicamente en vuestra respiración y despejad la mente de cualquier pensamiento o emoción negativa.

Lleva un estilo de vida saludable. Un estilo de vida saludable puede contribuir a que realicéis sesiones de relajación más efectivas y con mayores beneficios; así que intentad comer sano, haced ejercicio, y dormid mejor. Debéis evitar ver mucha televisión, beber, o fumar antes de hacer la relajación, ya que estas actividades pueden nublar vuestra mente y no permitirán que logréis el nivel de concentración necesario.

Investiga y Fórmate...algunas personas consideran que leer libros espirituales y/o autoayuda puede ayudarlos a entender con mayor profundidad la relajación y a esforzarse por encontrar la paz interior. Si no estáis seguros de cómo desarrollar un ejercicio de relajación, podéis asistir a clases guiadas o descargaros de internet algún video o audio...

No esperes resultados inmediatos. El propósito de la relajación es que, con el tiempo, se consiga calmar la mente y lograr la paz interior. En los inicios, no debéis sentiros muy preocupados por la calidad de las sesiones. Siempre y cuando os sintáis más calmados, felices y con más paz al final del ejercicio,  sabréis que la relajación ha sido exitosa. El objetivo no debe ser convertirse en un maestro de la noche a la mañana. Funciona mejor cuando es realizada por sus propios beneficios, sin buscar solamente los resultados.

Hasta aquí mi entrada de hoy... como podéis ver, existen multitud de opciones y formas de encontrar la relajación en nuestro día a día... lo importante es encontrar la que mejor se ajuste a vuestra vida y circunstancias y disfrutar de sus múltiples beneficios y posibilidades¡¡¡

Para la próxima semana os haré un post especial con ejemplos prácticos de una tabla de ejercicio y alguna técnica de relajación.... con tanta teoría es posible que no sepáis por dónde empezar y a veces, viene bien tener una orientación práctica¡¡


Que tengáis una relajante semana¡¡¡  

jueves, 20 de marzo de 2014

Conociendo el Síndrome de Down



Hola a todos/as¡¡

Mañana se celebra el Día Mundial de las personas con Síndrome de Down por lo que he decidido que no hay mejor momento ni mejor manera de apoyar esta causa, que haciendo esta entrada de sensibilización.

El síndrome de Down es una de las causas más comunes de alteración genética humana y es la principal causa de discapacidad intelectual.

Se estima que en España viven unas 34.000 personas con síndrome de Down, y un total de seis millones en el mundo.

Es un Síndrome conocido por todos/as pero, todavía genera muchas dudas e ideas erróneas sobre su naturaleza y/o síntomas concretos...

QUÉ ES? 

Es un trastorno genético por el cual una persona tiene 47 cromosomas en lugar de los 46 usuales. 

Es una alteración genética producida por la presencia de un cromosoma extra (o una parte de él) en la pareja cromosómica 21, de tal forma que, las células de estas personas tienen 47 cromosomas con tres cromosomas en dicho par, cuando lo habitual es que sólo existan dos.

Las células del cuerpo humano tienen 46 cromosomas distribuidos en 23 pares. Uno de estos pares determina el sexo del individuo, los otros 22 se numeran del 1 al 22 en función de su tamaño decreciente. Las personas con síndrome de Down tienen tres cromosomas en el par 21 en lugar de los dos que existen habitualmente; por ello, este síndrome también se conoce como trisomía 21.


Hay tres tipos de trisomía 21: 
  1. El tipo más común de Síndrome de Down es denominado trisomía libre o trisomía regular. En estos casos, la alteración genética (la no-disyunción cromosómica o aportación de 47 en vez de 46 cromosomas) tiene lugar al inicio del proceso de la reproducción celular, dando como resultado células iguales a sí mismas, es decir, con 47 cromosomas, produciéndose así el nacimiento de un niño con síndrome de Down.
  2. En casos raros, el cromosoma 21 extra, o un fragmento del mismo, se encuentra "pegado" a otro cromosoma (generalmente al cromosoma 14), dando lugar a lo que se conoce como translocación cromosómica. Sigue tratándose de una trisomía 21 ya que se duplica la dotación genética de este cromosoma.
  3. La forma menos frecuente de trisomía 21 es la denominada mosaico. La no-disyunción ocurre después de fecundado el óvulo y ya iniciado el proceso de división celular, dando lugar a células con 46 cromosomas y células con 47 cromosomas. El porcentaje de células trisómicas puede abarcar desde unas pocas a casi todas, según el momento en que se haya producido la segregación anómala de los cromosomas.

El síndrome de Down no es una enfermedad. El efecto que la presencia de esta alteración produce en cada persona es muy variable. Lo que sí podemos afirmar es que una persona con síndrome de Down tendrá algún grado de discapacidad intelectual y mostrará algunas características típicas de este síndrome.


CAUSAS
El síndrome de Down es una anomalía genética que se produce a consecuencia de un fallo en el momento de la concepción. Este error congénito se produce de forma natural y espontánea, sin que exista una justificación aparente sobre la que poder actuar para impedirlo. No hay que buscar culpables. Se produce en todas las etnias, en todos los países, con una incidencia de una por cada 600-700 concepciones en el mundo. Únicamente se ha demostrado un factor de riesgo, la edad materna y, de manera muy excepcional, un 1% de los casos se produce por herencia de los progenitores.


SINTOMAS
Los síntomas del síndrome de Down varían de una persona a otra y pueden ir de leves a graves. Sin embargo, los niños con síndrome de Down tienen una apariencia característica ampliamente reconocida.


Existe la creencia de que hay diferentes grados o niveles de síndrome de Down. Esto es completamente erróneo. Lo que ocurre es que las características genéticas de la trisomía 21 provocan una alteración diferente en cada persona en las áreas cognitiva (conciencia de sí mismo y su entorno), motora (movimiento) y lingüística.


Los signos físicos comunes abarcan:
  • Disminución del tono muscular al nacer.
  • Exceso de piel en la nuca.
  • Nariz achatada.
  • Uniones separadas entre los huesos del cráneo (suturas).
  • Pliegue único en la palma de la mano.
  • Orejas pequeñas.
  • Boca pequeña.
  • Ojos inclinados hacia arriba (achinados).
  • Manos cortas y anchas con dedos cortos.
  • Manchas blancas en la parte coloreada del ojo (manchas de Brushfield).
  • La cabeza puede ser más pequeña de lo normal y anormalmente formada.
  • El desarrollo físico es a menudo más lento de lo normal y la mayoría de los niños que lo padecen nunca alcanzan su estatura adulta promedio.
Los signos a nivel intelectual, conductual y/o cognitivo pueden ser:
  • Escasa iniciativa. utilización reducida de las posibilidades de actuación que su entorno les proporciona y en la baja tendencia a la exploración. Se ha de favorecer por tanto, su participación en actividades sociales normalizadas, animándoles e insistiéndoles, ya que ellos por propia voluntad no suelen hacerlo.
  • Menor capacidad para inhibirse. Les cuesta inhibir su conducta, en situaciones variadas que van desde el trazo al escribir hasta las manifestaciones de afecto, en ocasiones excesivamente efusivas.
  • Tendencia a la persistencia de las conductas y resistencia al cambio. Les cuesta cambiar de actividad o iniciar nuevas tareas. En otras ocasiones se les achaca falta de constancia, especialmente en la realización de actividades que no son de su interés. Es recomendable acostumbrarles a cambiar de actividad periódicamente, para facilitarles su adaptación a un entorno social en continua transformación.
  • Baja capacidad de respuesta y de reacción frente al ambiente. Responden con menor intensidad ante los acontecimientos externos, aparentando desinterés frente a lo nuevo, pasividad y apatía. Tienen además una baja capacidad para interpretar y analizar los acontecimientos externos.
  • Constancia, tenacidad, puntualidad. De adultos, una vez se han incorporado al mundo del trabajo, al darles la oportunidad de manifestar su personalidad en entornos sociales ordinarios, han dado también muestras de una determinada forma de actuar y de enfrentarse a las tareas. Son trabajadores constantes y tenaces, puntuales y responsables, que acostumbran a realizar las tareas con cuidado y perfección.
  • Motricidad. Es frecuente la hipotonía muscular y la laxitud de los ligamentos que afecta a su desarrollo motor. Cierta torpeza motora, tanto gruesa (brazos y piernas) como fina (coordinación ojo-mano). Presentan lentitud en sus realizaciones motrices y mala coordinación en muchos casos.
  • Atención. Existen alteraciones en los mecanismos cerebrales que intervienen a la hora de cambiar de objeto de atención. Suelen tener dificultad para mantener la atención durante periodos de tiempo prolongados y facilidad para la distracción frente a estímulos diversos y novedosos.
  • Percepción. Procesan y responden mejor la información visual que la auditiva. Y es que, además de la frecuencia con que tienen problemas de audición, los mecanismos cerebrales de procesamiento pueden estar alterados. Su umbral de respuesta general ante estímulos es más elevado que en la población general, incluido el umbral más alto de percepción del dolor. Por ello, si en ocasiones no responden a los requerimientos de otras personas, puede deberse a que no les han oído o a que otros estímulos están distrayéndoles. En ese caso será preciso hablarles más alto o proporcionarles una estimulación más intensa.
  • Aspectos cognitivos. La afectación cerebral propia del síndrome de Down produce lentitud para procesar y codificar la información y dificultad para interpretarla, elaborarla y responder a sus requerimientos tomando decisiones adecuadas. Les cuesta planificar estrategias para resolver problemas y atender a diferentes variables a la vez. Otros aspectos cognitivos afectados son la desorientación espacial y temporal y los problemas con el cálculo aritmético, en especial el cálculo mental.
  • Inteligencia. Independientemente de otras características psicológicas, el síndrome de Down siempre se acompaña de deficiencia intelectual. La afectación puede ser muy distinta en cada uno de los órganos, por lo que no se puede determinar el nivel intelectual por la presencia de ciertos rasgos fenotípicos visibles, ni siquiera por la incomprensibilidad de su lenguaje.
  • Memoria. Las personas con síndrome de Down tienen dificultades para retener información, tanto por limitaciones al recibirla y procesarla (memoria a corto plazo) como al consolidarla y recuperarla (memoria a largo plazo). Sin embargo, tienen la memoria procedimental y operativa, bien desarrollada, por lo que pueden realizar tareas secuenciadas con precisión. Presentan importantes carencias con la memoria explícita o declarativa de ahí que puedan realizar conductas complejas que son incapaces de explicar o describir. Su mayor limitación respecto a la memoria estriba en que no saben utilizar o desarrollar estrategias espontáneas para mejorar su capacidad memorística, probablemente por falta de adiestramiento. Por ello es recomendable realizar un entrenamiento sistemático desde la etapa infantil, que puede incluir recoger recados e instrucciones, coger el teléfono o contar lo que han hecho en casa y en el colegio. También son de gran utilidad los ejercicios de memoria visual y auditiva a corto y largo plazo, el estudio sistemático o las lecturas comprensivas y memorísticas y enseñarles estrategias como la subvocalización o la agrupación de objetos por categorías para retener la información.
  • Lenguaje. En el síndrome de Down se da una conjunción compleja de alteraciones que hacen que el nivel lingüístico vaya claramente por detrás de la capacidad social y de la inteligencia general. Presentan un retraso significativo en la emergencia del lenguaje y de las habilidades lingüísticas, aunque con una gran variabilidad de unas personas a otras.
  • Sociabilidad.  Sin una intervención sistemática, su nivel de interacción social espontánea es bajo. Sin embargo en conjunto alcanzan un buen grado de adaptación social, y ofrecen una imagen social más favorable que personas con otras deficiencias. Suelen mostrarse colaboradores y ser afables, afectuosos y sociables. Por ello, la inmensa mayoría de los niños pequeños con síndrome de Down pueden incorporarse sin ninguna dificultad a los centros de integración escolar y se benefician y benefician a sus compañeros al entrar en ellos. En su juventud, si se ha llevado a cabo un entrenamiento sistemático, llegan a participar con normalidad en actos sociales y recreativos, utilizar los transportes urbanos, desplazarse por la ciudad, usar el teléfono público y comprar en establecimientos, todo ello de forma autónoma.
Las personas con síndrome de Down suelen presentar una serie de problemas de salud asociados a este trastorno. La gravedad de estas afecciones varía mucho de unas a otras.


Entre las enfermedades asociadas que les afectan con mayor frecuencia destacan:
  • Audición deficiente, que puede ser debida a la presencia de líquido en el oído medio, a defectos en el oído medio o interno, o a ambos motivos.
  • Problemas de la cadera y riesgo de dislocación.
  • Problemas prolongados (crónicos) de estreñimiento.
  • Apnea del sueño (debido a que la boca, la garganta y las vías respiratorias son estrechas).
  • Dientes que aparecen más tarde de lo normal y en un lugar que puede causar problemas con la masticación
  • Infecciones: los niños con este síndrome son más susceptibles de contraer infecciones como catarros, otitis, bronquitis y neumonía.
  • Defectos de visión: un alto porcentaje de estos niños (más del 60%) padecen problemas de visión como miopía, hipermetropía, cataratas o esotropía (visión cruzada).
  • Malformaciones intestinales.
  • Trastornos de tiroides, como hipotiroidismo congénito.
  • Defectos cardiacos: Anomalías congénitas que comprometen el corazón, como la comunicación interauricular o la comunicación interventricular. Alrededor de la mitad de los niños con síndrome de Down nacen con defectos cardíacos, algunos leves que pueden tratarse con fármacos, y otros que precisan intervención quirúrgica. Por este motivo, todos los bebés que nazcan con este síndrome deben ser evaluados por un cardiólogo pediatra y someterse a un ecocardiograma (examen del corazón por ultrasonidos) durante los dos primeros meses de vida, con el objetivo de detectar y tratar adecuadamente cualquier posible problema cardíaco.
  • Enfermedad de Alzheimer: las personas con síndrome de Down tienen más posibilidades que el resto de la población de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y, además, de que esto ocurra precozmente. Se estima que la cuarta parte de los adultos con síndrome de Down mayores de 35 años presentan síntomas de alzhéimer.
  • Leucemia: este tipo de cáncer también afecta con mayor frecuencia a los niños con síndrome de Down.


DIAGNÓSTICO
El diagnóstico del síndrome de Down puede hacerse antes del parto o tras él. En este último caso se hace con los datos que proporciona la exploración clínica y se confirma posteriormente mediante el cariotipo, esto es, el ordenamiento de los cromosomas celulares, que nos muestra ese cromosoma extra o la variedad  que corresponda.

Las pruebas prenatales pueden ser de sospecha o de confirmación por ejemplo la amniocentesis. Estas últimas, se suelen realizar únicamente si existen antecedentes de alteraciones genéticas, si la mujer sobrepasa los 35 años o si las pruebas de sospecha dan un riesgo alto de que el feto presente síndrome de Down. 


Una vez confirmado el diagnóstico, deberán someterse a diferentes controles médicos, por si pudieran aparecer  complicaciones:
  • Revisiones oculares.
  • Ecocardiografía para verificar si hay defectos cardíacos.
  • Radiografía de tórax y tracto gastrointestinal.
  • Audiometrías.
  • Exámenes dentales.
  • Radiografías de la columna cervical o superior.
  • Exámenes de tiroides.

TRATAMIENTO
El síndrome de Down no es una enfermedad y por tanto no tiene cura.
No existe tratamiento específico para el síndrome,  pero sí, para las posibles enfermedades o problemas de salud que traiga asociados.
Además, existen programas de integración y de educación especial dirigidos al desarrollo de las capacidades intelectuales del niño.

Las habilidades y destrezas de la persona con Síndrome de Down no dependerán únicamente de los factores genéticos, sino también de la estimulación y apoyo que reciba desde su nacimiento. Esta estimulación, que se conoce como atención temprana, es la única terapia que ha demostrado ser efectiva.

Se ha confirmado plenamente que una atención temprana adecuada desde los primeros meses de vida, una constante acción preventiva y una adecuada formación humana consiguen minimizar los problemas físicos y desarrollar las capacidades intelectuales en áreas muy diversas, abriendo un camino a la posibilidad de integración, con la ayuda y comprensión de todos. La mayoría de las personas con el síndrome de Down, a las que se les ha proporcionado la adecuada atención desde su nacimiento, pueden llegar a conseguir una aceptable autonomía para desenvolverse en la vida ordinaria. Está demostrado que se consigue elevar, sustancialmente, su nivel funcional e intelectual mediante programas de intervención temprana, servicios educativos y asistencia médica adecuada, desde su nacimiento y a lo largo de toda su vida.


Diferentes terapias y profesionales (logopeda, terapeuta ocupacional, educadores...) potenciarán la mejora de las capacidades cognitivas e intelectuales a la vez que aumentarán su independencia y autonomía.


PRONÓSTICO

Los avances en la investigación, así como la prevención de los problemas médicos asociados al síndrome de Down, han logrado que las personas con trisomía 21 hayan alcanzado una esperanza media de vida actual de 60 años.

La supervivencia de los pacientes con síndrome de Down dependerá de la gravedad de las posibles complicaciones y/o malformaciones. Los peligros secundarios que amenazan a los niños y a los adultos son, el fácil desarrollo de leucemias, el desarrollo de Alzheimer precoz y/o los problemas de origen cardiaco.

Aunque muchos niños tienen limitaciones físicas e intelectuales, pueden llevar vidas independientes y productivas en buenas condiciones hasta la edad adulta.
El 90% de las personas con trisomía 21 accede a la escuela ordinaria.

La mayoría de las personas con el síndrome de Down, a las que se les ha proporcionado la adecuada atención desde su nacimiento, pueden llegar a conseguir una aceptable autonomía para desenvolverse en la vida ordinaria. Está demostrado que se consigue elevar, sustancialmente, su nivel funcional e intelectual mediante programas de intervención temprana, servicios educativos y asistencia médica adecuada, desde su nacimiento y a lo largo de toda su vida.


RECURSOS DE AYUDA


Down España   
Web de la Asociación Española de personas con Síndrome de Down. En ella encontraréis todo tipo de información sobre el Síndrome, la labor que desempeña, las áreas en las que trabajan, actualidad, información sobre las entidades que existen en las diferentes comunidades autónomas, y diversas publicaciones de interés...


Mi hijo Down  
Proyecto desarrollado por Down España y la Fundación Mapfre que nace con el objetivo de que los nuevos padres puedan encontrar toda la información sobre sus hijos con síndrome de Down de forma accesible y sencilla.

Encontraréis ayuda y orientación sobre las diferentes etapas en la vida de vuestro hijo/a, recursos y ayudas sociales, terapias, actualidad, asociaciones, vídeos y publicaciones...

"Manual para padres de niños con Síndrome de Down"  
Down España y  Obra Social Caja Madrid

La guía permite a los padres tener una primera información sobre el síndrome de Down, así como otros aspectos, siempre de una forma breve, clara y eficaz. Ofrece consejos, diferentes aspectos legales, así como apoyos que puede encontrar la persona con síndrome de Down tanto en el entorno familiar como en los profesionales y en diferentes grupos de trabajo y asociaciones.

" 12 claves para la autonomía de las personas con Síndrome de Down"  
Down España 


Publicación diseñada para apoyar y orientar a los padres y a las madres en la tarea de conseguir que sus hijos logren el mayor nivel de autonomía posible.

"Guía de empleo con apoyo para familias con hijos trabajadores"   
Down España y Fundación Mapfre


Información sobre el programa de empleo con apoyo y el importante papel de la familia en el proceso de incorporación al mercado laboral de las personas con síndrome de Down.


"El blog de Anna"   

Blog que cuenta la vida de una niña llamada Anna que tiene Síndrome de Down y una cardiopatía congénita.

"Diario de una chica con Síndrome de Down"  

Blog de unos padres sobre su hija Teresa, con Síndrome de Down.


Y hasta aquí mi entrada de hoy.... os dejo con el spot oficial de la campaña "Inclúyete" que Down España ha puesto en marcha para conmemorar el Día Mundial de las personas con Síndrome de Down.




Y como hoy se celebra el Día Internacional de la Felicidad no puedo irme sin desearos que paséis un muy Feliz Fin de Semana¡¡ 




Fuentes:
Down España  
Medline Plus 
Portal  Down Cantabr

martes, 18 de marzo de 2014

El Movimiento es Vida



Hola a todos/as¡¡

A menudo, tenemos la idea de que el ejercicio físico solo es necesario cuando queremos conseguir estar más delgados o fuertes y no tenemos en cuenta que, es muy importante contar con un "fondo físico" adecuado, para realizar cualquier actividad o tarea de nuestra vida diaria.

Seguro que en alguna ocasión os ha pasado que haciendo recados o realizando limpieza general en casa, habéis terminado más agotados de lo normal y hasta con agujetas... esto nos lleva a la conclusión de que realizar ejercicio físico es conveniente y necesario para cualquier persona. Los beneficios de un poco de movimiento no se limitan a proporcionar un cuerpo más ágil, flexible y fuerte, sino que repercuten en el estado de ánimo y en nuestra salud en general.

Desde hace mucho tiempo, numerosos estudios recalcan la importancia de llevar una vida sana basada en una alimentación variada y el ejercicio... esta premisa adquiere mucho más valor cuando hablamos de personas que se dedican al cuidado de otros, ya que no solo tienen que estar en la mejor forma posible para desempeñar las labores propias de su vida, sino también las que conllevan el encargarse de su familiar.  

Cuidar a una persona en situación de dependencia, va ligado con tener que realizar movimientos y esfuerzos para los que se requiere fuerza y destreza... levantar, asear, movilizar, pasear, limpiar... el cuidador debe estar en un estado físico óptimo, para que sus huesos, músculos y articulaciones no terminen seriamente dañados y se produzcan sobrecargas o lesiones crónicas.

Además, hacer ejercicio es una forma muy útil para combatir la depresión y la tensión emocional. Es una manera saludable de eliminar las tensiones que se van acumulando a lo largo del día.... los cuidadores/as llevan sobre su espalda una carga emocional que afecta no solo a su estado de ánimo sino a su salud en general... realizar alguna actividad física les ayudará a olvidarse por un momento de esa carga y poder sentirse más aliviados y libres de estrés y ansiedad.

Durante la realización del ejercicio el cuerpo elimina hormonas que le afectan de manera negativa y potencia las que lo hacen de manera positiva (endorfinas), sirviendo esto como escudo protector antes los problemas diarios que nos afectan, nos ayuda a evadirnos y además, nos sirve de apoyo en otro de los aspectos clave para cuidarse bien... salir, relacionarse, hablar con otras personas, establecer vínculos...

CONSEJOS Y PAUTAS A LA HORA DE HACER EJERCICIO

Ni pasarse, ni quedarse cortos.... tan malo es no hacer nada de ejercicio como empezar demasiado fuerte... partimos de la base de que, por vuestra labor, ya realizáis actividad física, lo que queremos conseguir es mantener ese fondo ya creado y potenciar determinadas zonas para que no sufran en exceso y puedan aparecer lesiones. No nos va a ayudar el salir a correr o caminar 20 kilómetros por la mañana, porque durante el resto del día no tendremos fuerzas para desempeñar las demás tareas... salvo que seáis deportistas profesionales y estéis preparados a esos niveles.... tampoco servirá de nada que lo único que hagáis durante el día sea subir a un primer piso por las escaleras ...con esto quiero decir que, el grado de intensidad y tiempo lo debéis marcar vosotros, teniendo en cuenta vuestro estado de salud y características personales... siempre consensuado con un médico y/o fisioterapeuta en el caso de tener otras lesiones.

Estirar para no romper..... es muy importante que, como cuidadores, y teniendo en cuenta que desde que os levantáis no paráis de hacer cosas, comencéis el día con una sesión de estiramientos... sobre todo centraos en la zona del cuello y la espalda, ya que si tenéis que movilizar a vuestro familiar o hacer traslados, la zona estará preparada para no sufrir contracturas u otras lesiones. Estirar sirve para preparar el cuerpo para la actividad física , ya que es necesario que los músculos y articulaciones estén activos y calientes antes de hacer cualquier actividad y también ayuda a eliminar tensiones después de la misma.... por lo tanto, antes y después de cualquier ejercicio que hagáis, debéis estirar.
A continuación os dejo una serie de ejercicios de estiramiento muy simples y rápidos de hacer :

Tronco y brazos: toma aire y eleva tus brazos, mientras aguantas unos instantes, alza la punta de los dedos de las manos lo más que puedas. Al soltar, permite que el aire salga y baja los brazos. repite 3 o 4 veces, varias veces al día. 

Muñecas: con los brazos en paralelo al suelo gira las muñecas en un sentido y en el contrario. facilitará la flexibilidad de tus articulaciones.
Con los brazos estirados y una mano doblada hacia abajo, empujamos ligeramente con la otra mano hasta notar tirante. también se puede hacer con la mano doblada hacia arriba. repetir varias veces con ambas manos.

Tobillos: dibuja círculos con tus tobillos. Sentado en el suelo o en una silla, estira las piernas y traza círculos concéntricos (hacia dentro) y excéntricos (hacia fuera). Realiza diez círculos hacia cada dirección.

Estiramientos laterales: estira un brazo y desplaza el cuerpo flexionando la cintura. Siente cómo estiras tu costado. Retoma suavemente el centro, cambia de brazo y flexiona en la dirección contraria.

Cuello: el cuello es la columna que soporta el peso de la cabeza. Frecuentemente, este puente de conexión entre la cabeza y el tronco acumula tensiones. La rigidez de cuello es molesta y puede provocar dolor de cabeza y/o mareos. Es muy conveniente que lo flexibilicemos con el siguiente movimiento...sentado, con la espalda erguida no rígida, permite que la cabeza se incline primero hacia un hombro (acercar la oreja al hombro); no fuerces, todo suave. Cuando sientas que ya no avanzas más, recupera la vertical, e inclina la cabeza hacia el hombro contrario.

La respiración como ayuda...  respirar de manera correcta nos puede ayudar a mejorar el proceso de oxigenación y aumentar la capacidad vital, favorecer la relajación y la concentración, eliminar la tensión muscular, facilitar el sueño y el descanso, conseguir un estado más sano y fuerte de los pulmones, reducir esfuerzos del corazón, y proporcionar un adecuado nivel de oxígeno durante el ejercicio.... es el complemento ideal para no cansaros en exceso y aguantar el máximo tiempo posible de actividad.

A continuación os presento un ejercicio para aprender a controlar la respiración :

Espalda bien apoya en el respaldo de la silla, nalgas bien apoyadas, pies apoyados en el suelo, piernas ligeramente abiertas, tronco y cabeza rectos, hombros simétricos y cervicales bien estiradas.
Colocar una mano sobre el abdomen, coger aire profundamente por la nariz (notar que se hincha la barriga en su parte más baja), aguantar el aire (contar hasta 3), expulsar el aire lentamente por la boca, mantener la salida del aire cuanto más tiempo mejor.
Hacer una pequeña pausa con los pulmones vacíos antes de respirar de nuevo. Evitar los movimientos compensatorios de tórax, cuello y hombros.

Una vez tengamos dominada esta técnica, sentados en la misma posición, realizaremos 10 respiraciones completas, hinchando primero el abdomen y después la parte superior del pecho. Cogeremos aire por la nariz, mantendremos 3 segundos la respiración y luego soltaremos lentamente por la boca.

Al aire libre mucho mejor... siempre que sea posible, lo ideal es que el ejercicio se realice al aire libre. La luz solar es muy importante, ya que no solo ayuda a asimilar la vitamina D, sino que facilita la elaboración de la serotonina, que es un antidepresivo natural. Salir de casa a hacer ejercicio es una forma barata y nos ofrece una gran variedad a la hora de elegir la actividad ...caminar, correr, andar en bici, patinar, saltar... además, posibilita que podamos mantener amistades y relaciones sociales al hacerlo en  compañía.

En casa también es posible.... hacer ejercicio no tiene porque ser sinónimo de  practicar algún deporte o tener que ir a un gimnasio o a la calle... es totalmente comprensible que, en el caso de personas cuidadoras, no resulte fácil encontrar un momento u organizarse para sacar el tiempo necesario para hacerlo de una manera más habitual y/o prolongada. Para personas más atareadas o sin muchas ganas de salir, existen varias opciones a realizar, que nos llevarán menos tiempo y son igual de saludables... Abrid ventanas y dejad que entre la luz y el sonido del exterior para alegrar un poco el ambiente¡¡¡

Tabla de ejercicios... si tenéis acceso a internet podéis descargaros múltiples tablas de ejercicios sencillos, incluso vídeos... sino, con las alternativas que damos en este post,  podréis cubrir por lo menos media hora de actividad en casa e ir alternándolos para que no se haga tan monótono....

Pedalear...con o sin bicicleta... tanto si tenéis una bici estática como si no, el movimiento de piernas de pedaleo es una sencilla forma de mover el cuerpo¡¡ aprovechad cuando estéis viendo la tele¡¡

Caminar... si tenéis cinta andadora perfecto, si no, podéis utilizar el pasillo y las estancias de la casa para obligaros a andar durante un rato... también podéis aumentar el ritmo y correr sin moveros del sitio durante unos minutos.

Bailar... todos tenemos un cd en casa verdad? pues aprovechad para mover un poco el esqueleto mientras cocináis, limpiáis...o hacéis alguna otra tarea.... también podéis hacer el ejercicio como si estuvierais en una clase de aerobic o incluso si tenéis posibilidad, descargaros vídeos de internet con clases impartidas por profesionales...si es posible, que la persona a la que cuidáis escuche también la música e incluso sacadla a bailar¡¡¡ la música es alegría y una magnifica forma de terapia¡¡¡

Yoga, pilates, taichí... son múltiples las opciones de gimnasia que hoy en día podéis encontrar en cds, libros, internet, revistas... y todas se pueden hacer en casa y a vuestro ritmo¡¡¡ El yoga o el taichí os ayudarán a estirar la espalda, fortalecer los músculos y aliviar la tensión. El pilates os ayudará a tonificar los músculos alrededor de la cintura que apoya la columna vertebral.... vosotros decidís¡¡¡

Subir/bajar escaleras.... tanto si vivís en un edificio como en una casa, son un recurso perfecto al que todos tenemos acceso... ayuda a tonificar y fortalecer las piernas... podéis crear un circuito que incluya caminar por toda la casa para terminar subiendo y bajando escaleras varias veces... el poder de la imaginación es ilimitable¡

Saltar .... aunque no tengamos comba¡¡¡ saltar en el sitio con mayor o menor intensidad, utilizar las escaleras para saltar con pies juntos o separados...

Flexiones y abdominales.... un clásico¡¡ en cualquier habitación y durante el tiempo que queráis¡¡¡... un truco para ser constante es irse marcando objetivos cada día ... por ejemplo, añadir 5 más e ir aumentando progresivamente...

Cuidado con la postura... una correcta higiene postural a la hora tanto de desempeñar la labor de cuidar como de practicar ejercicio, es indispensable y sirve para adquirir habilidades posturales y de gesto, que os ayudarán a realizar las tareas de cuidado minimizando los riesgos de lesión.... lo más razonable es escuchar a vuestro cuerpo, contrastar cada tensión, cada pequeña señal de alarma que os de y reducir el ritmo, la postura o la intensidad gradualmente. Recordad por ejemplo, que la mejor forma de estar sentados es hacerlo como si lleváramos una faja.... sin exagerar ni contener la respiración... lo mismo al estar de pie... para agacharos, es mejor flexionar las rodillas con la espalda recta que doblarse por la cintura ...estos simples consejos, evitarán muchas molestias y servirán como prevención de lesiones de espalda y de articulaciones.

Convierte las tareas domésticas en una tabla de ejercicios.... planificad las tareas del hogar pensando en cuales puedes utilizar para potenciar alguna zona o hacer algún ejercicio más intenso... por ejemplo, si tienes que limpiar el polvo, aprovecha las zonas bajas para hacer flexión de piernas o sentadillas... a la hora de aspirar, estira y flexiona los brazos en cada pasada...

La actividad en cualquier sitio... a menudo, el cuidador carece de tiempo libre para realizar actividades físicas que requieran mucho tiempo... eso no quita que, ante cualquier situación o tarea que debáis realizar, no se le pueda sacar un beneficio saludable... si tenéis que ir a hacer recados podéis aprovechar para ir a pie o en bici, dejar el coche un poco más lejos de lo normal para obligaros a caminar... en cualquier edificio al que tengáis que ir podéis subir escaleras en vez de utilizar el ascensor....en el momento del desayuno o la comida podéis aprovechar para hacer ejercicios de tobillos o piernas.... si lo convertís en rutina al final os saldrá solo¡¡¡

Juntos es mejor .... Si es posible, hacer algún tipo de actividad junto a la persona a la que cuidáis será mucho más beneficioso para ambos ya que, no solo generará bienestar físico y mental sino que también os ayudará a estrechar lazos y conseguirá que el cuidado, no se reduzca solamente a las tareas básicas, sino también a diversión, ocio y tiempo libre... salid a pasear , acudid a terapias que se adapten a ambos, bailad en casa, haced tablas de ejercicios para los dos...


Como veis, son muchas las alternativas que tenéis a la hora de hacer algo de ejercicio y muchas las posibles combinaciones para evitar la monotonía ... lo más importante es que lo consideréis como algo fundamental, no solo para potenciar la capacidad en relación a los cuidados, sino también para la mejora de vuestra propia salud y bienestar físico y mental.... la motivación, la constancia y la creación de una rutina serán las claves para crear el hábito del ejercicio¡¡¡


Qué tengáis una semana "movida" ¡¡¡


Fuente: Libro "Cuidar al que cuida" de Margarita Rojas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>