martes, 13 de mayo de 2014

Conociendo la Fibromialgia



Hola a todos/as¡

Este mes de Mayo viene cargado de días conmemorativos y de sensibilización de diferentes enfermedades o patologías... me gustaría tratarlas todas y dedicar un post especial a cada una de ellas, pero a veces, por falta de tiempo, lo tengo que hacer cuando ya ha pasado la fecha.... de todos modos, las apunto y aunque sea en otro momento del año, tendrán su día especial en este espacio .... también me gustaría que, si queréis que hable de alguna en especial me lo comentéis por aquí o por las redes y sin problema me pongo a ello¡¡¡

Ayer por ejemplo, se celebró el Día Internacional de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica... y en la primera, es en la que voy a centrar este post.

La Fibromialgia es una enfermedad crónica que afecta a un 3% y un 4% de la población en general...Es la tercera enfermedad reumatológica diagnosticada con mayor frecuencia, después de la osteoartritis y de la artritis reumatoide.

Entre el 85% y el 90% de los afectados son mujeres en edad laboral. Hay pocos casos registrados que se inicien en la infancia o más allá de los 65 años.

En España, más de un millón de personas están afectadas por fibromialgia, aunque las cifras no son precisas, ya que es una patología de diagnóstico difícil y/o tardío, ya que se hace con retraso respecto a la aparición de los primeros síntomas.

La fibromialgia es una de las causas más comunes de dolor y, en los últimos años, ha ido adquiriendo cada vez mayor importancia, hasta convertirse en uno de los principales problemas de salud pública.


¿QUÉ ES?
La Fibromialgia es una afección crónica caracterizada por la presencia de dolor crónico musculoesquelético generalizado, que suele coexistir con otros síntomas, fundamentalmente fatiga y problemas de sueño, pero también pueden estar presentes parestesias (hormigueos), rigidez articular, cefaleas, sensación de tumefacción en manos, ansiedad y depresión, problemas de concentración y memoria.
Existe una exagerada hipersensibilidad en múltiples puntos predefinidos, sin alteraciones orgánicas demostrables....Las personas con fibromialgia tienen “puntos hipersensibles” en el cuerpo....estos se encuentran en áreas como: el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas.


CAUSAS
No se sabe con seguridad la causa de la fibromialgia....Los investigadores especulan que hay muchos factores diversos que, por sí solos o en combinación con otros, pueden provocarla... Por ejemplo, una enfermedad infecciosa, un trauma físico/emocional, o cambios hormonales, pueden provocar que se desarrollen los principales síntomas de esta patología.


Aunque la causa real sea desconocida, existen algunas evidencias sobre los mecanismos que pueden derivar en un cuadro de fibromialgia:
  • Desequilibrio de neurotransmisores del sistema nervioso... alteración de los mecanismos reguladores del dolor, del sistema nervioso autónomo y del estado de ánimo.
  • Alteración de niveles de determinadas sustancias que intervienen en procesos neuroquímicos, produciendo mayor susceptibilidad al dolor.
  • Alteración en la llegada de flujo sanguíneo a determinadas estructuras cerebrales.
  • Cierta base genética o predisposición genética.
  • Factores desencadenantes y precipitantes: infecciones crónicas, infecciones víricas, procesos inflamatorios, o enfermedades musculares.


SÍNTOMAS

Dolor
El dolor musculoesquelético generalizado constituye el síntoma más destacado de la fibromialgia....es un dolor difuso y generalizado o rigidez prominente que aparece con frecuencia en la región lumbar, cuello, tórax y muslos principalmente. El dolor suele ser intenso y en muchas ocasiones difícil de describir, y en general, empeora con el ejercicio físico intenso, el frío y el estrés emocional.


Fatiga y alteraciones del sueño
La mayoría de las personas con fibromialgia presentan fatiga, menor resistencia a actividades que impliquen esfuerzo y la clase de cansancio que se siente cuando se tiene gripe o cuando no se puede dormir. El cansancio puede variar desde una simple desgana y menor resistencia al esfuerzo en ciertas actividades hasta la extenuación y también puede variar de un día para otro.
Son comunes las alteraciones del sueño...Algunas personas tienen problemas para quedarse dormidos, mientras otros tienen un sueño muy ligero y se despiertan frecuentemente durante la noche.


Estado de ánimo y Concentración
Los cambios de estado de ánimo son un síntoma común de la fibromialgia. Con frecuencia, las personas que la padecen se sienten tristes o decaídas y algunas también presentan depresión, al igual que ansiedad.
También pueden presentar dificultades al concentrarse o al realizar tareas mentales sencillas...Estos problemas aparecen y desaparecen y a menudo, son más marcados en momentos de agotamiento o ansiedad extremos.


Otros
  • Los dolores de cabeza, especialmente aquellos causados por la tensión y las migrañas.
  • Dolor en los músculos de la mandíbula y de la cara o dolor miofascial (dolor que impide la relajación muscular) en una sola parte del cuerpo.
  • Dolor de estómago, hinchazón o distensión abdominal y el estreñimiento alternado con diarrea.
  • La irritabilidad y los espasmos de la vejiga y/o dolor pélvico agudo. 
  • Mareos y problemas de desequilibrio.
  • Piernas inquietas y/o cosquilleo y adormecimiento de las manos y de los pies.
  • Endometriosis...
  • Hipersensibilidad sensorial y/o síntomas alérgicos.
  • Problemas en la piel: prurito, sequedad, manchas...


DIAGNÓSTICO
No se conocen pruebas diagnósticas específicas que confirmen una fibromialgia, ni pruebas de laboratorio, de imagen o pruebas biológicas...estas, están destinadas solo a descartar la posible existencia de otros cuadros clínicos con síntomas similares....Por lo tanto, el diagnóstico se basa en un minucioso examen físico y en los antecedentes clínicos del paciente.
Hay que elaborar una historia clínica detallada basada en los síntomas referidos por el paciente y realizando una buena exploración física.
Esta circunstancia, complica mucho el diagnóstico de esta enfermedad, ya que a menudo, puede confundirse con otras de similares síntomas (síndrome de fatiga crónica, depresión, artritis reumatoide, síndrome de sensibilidad química múltiple...) o quedar solapada por el padecimiento de ambas... se estima que el 75% de los pacientes no está diagnosticado.


Existen unos criterios diagnósticos de fibromialgia elaborados por el Colegio Americano de Reumatología en el año 1990 para el diagnóstico de la fibromialgia:
  • Dolor musculoesquelético generalizado y continuo, de más de tres meses de evolución, afectando al menos tres de los cuatro cuadrantes corporales.
  • Sensibilidad y dolor en los denominados 'puntos gatillo': 18 puntos dolorosos, de los cuales al menos 11 han de ser positivos. Dichos puntos gatillo se localizan a nivel de la región occipital, cervical baja, región de los músculos  trapecio y supraespinoso (lateral y posterior del cuello), segundo espacio intercostal (porción anterior de la región torácica), codo, glúteo, cadera y rodilla.
Estos criterios  han sido útiles en cuanto a que han permitido definir mejor la fibromialgia y detectar a los pacientes afectados por esta patología, pero se están revisando, ya que, además del dolor osteomuscular crónico y generalizado, se deben valorar los demás síntomas que acompañan a la enfermedad (manifestaciones neurológicas, cognitivas, psicológicas, endocrinas, etcétera) y que ayuden a identificar a la persona que los padece.


TRATAMIENTO
No existe en la actualidad ningún tratamiento para curar la fibromialgia pero sí, muchas alternativas para prevenir o disminuir los efectos de sus síntomas.


Debemos tener en cuenta varios puntos:
  • El tratamiento de la fibromialgia precisa un enfoque multidisciplinar, es decir, precisa la colaboración de varios especialistas: médicos de familia, reumatólogos, psicólogos y fisioterapeutas.
  • El objetivo final del tratamiento consiste en mejorar la asistencia del paciente con fibromialgia: realizar un diagnóstico precoz, con un inicio terapéutico temprano y evitando prueba diagnósticas innecesarias, así como fomentar el acceso desde el sistema sanitario a los tratamientos de Psicoterapia y actividades físicas.
  • En general, la combinación del tratamiento farmacológico con un programa de ejercicios, se asocia a mejores resultados que el ejercicio de forma  aislada.
Los puntos básicos para mejorar la calidad de vida a pesar del diagnóstico de fibromialgia podrían ser:
  • Comprender con claridad el significado de esta patología.
  • Seguir un tratamiento farmacológico adecuado, y psicológico, si procede.
  • Disminuir los factores de estrés, mejorando el estilo de vida con hábitos saludables y evitando tóxicos.
  • Realizar ejercicio físico aeróbico.
El médico debe personalizar un plan de tratamiento para que se adapte a las necesidades específicas de cada paciente. Algunas personas con fibromialgia manifiestan síntomas leves y precisan muy poco tratamiento una vez que comprenden qué es la fibromialgia y cómo evitar los factores que la empeoran. Efectuar pequeños cambios en el estilo de vida, como reducir el estrés o mejorar el sueño, pueden ayudarles en gran medida.
Otras personas, sin embargo, requieren un programa de cuidados completo que incluye medicamentos, ejercicio e instrucción de técnicas para sobrellevar el dolor.


Entre las opciones para el tratamiento de la fibromialgia están:
  1. Medicamentos para disminuir el dolor y mejorar el sueño.
  2. Programas de ejercicio y actividades que mejoren la salud en general.
  3. Técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad.
  4. Programas educativos que ayuden a entender y controlar los síntomas de la fibromialgia y a remover factores del estilo de vida que podrían causar los disturbios del sueño.
Tratamiento Farmacológico


Objetivos:
  • Aliviar el dolor.
  • Mejorar la calidad del sueño.
  • Eliminar la astenia y los problemas asociados.
  • Mantener y restablecer el equilibrio emocional.
Tipos:

  • Analgésicos.
  • Antiinflamatorios.
  • Benzodiazepinas...relajantes musculares, ansiolíticos.
  • Anticonvulsionantes.
  • Antidepresivos.
Tratamiento No Farmacológico
Pretende mejorar la habilidad funcional y la calidad de vida de las personas con fibromialgia.  Sus pilares son:

  • Educación del paciente.
  • Realización de un programa de ejercicios y estiramientos adecuados.
  • Terapia cognitivo conductual.

Información y educación del paciente
Se considera muy importante informar y educar al paciente sobre su trastorno. La información debe contemplar aspectos etiológicos, pasos en el diagnóstico, el pronóstico y las alternativas terapéuticas, y todas aquellas dudas que puede platear el paciente. Se debe hacer hincapié en que la fibromialgia puede ser controlada pero no curar, y que la mayoría de los pacientes pueden llevar una vida razonablemente aceptable si juegan un papel activo en su tratamiento, tanto farmacológico como no farmacológico.
Ejercicio físico
Se ha demostrado la eficacia de programas de ejercicio físico en el tratamiento de la fibromialgia:
  • Ejercicios aeróbicos de bajo impacto...caminar, danza, bicicleta, natación, etc
  • Ejercicios de fortalecimiento muscular, como bandas elásticas, pesas o el propio peso del paciente.
  • Ejercicios de estiramiento, flexibilidad y/o relajación... yoga por ejemplo.

Los estudios muestran que ciertos programas de ejercicios aeróbicos ayudan a las personas con fibromialgia a lograr una sensación de bienestar, mayor resistencia y a disminuir del dolor. Los ejercicios actúan a modo de “fármaco”, elevando los niveles de las sustancias químicas naturales del cuerpo que pueden reducir el dolor y la fatiga.
Es importante avanzar en la medida en la que se pueda tolerar el ejercicio sin que haya un incremento sustancial del grado de dolor. 
Será de mucha utilidad consultar a un fisioterapeuta con experiencia para obtener los mejores resultados y  para desarrollar un programa de ejercicios personalizado para mejorar su postura, flexibilidad y estado físico.

Tratamiento psicológico
Se dispone de fuertes evidencias sobre el efecto beneficioso de la terapia congnitivo conductual sobre el control del dolor, malestar físico y el estado de ánimo, reduciendo las reagudizaciones y la necesidad de tratamiento farmacológico.
El objetivo de la terapia es modificar la idea que tiene la persona sobre su dolor para que adopte una actitud más positiva frente a la enfermedad.
La terapia cognitiva conductual se realiza en sesiones semanales de aproximadamente unas dos horas de duración, en grupo, y planteando una serie de estrategias útiles para abordar diversos aspectos de la enfermedad, con un enfoque práctico en el medio habitual.


Consejos para sobrellevar el dolor
  •  Aprender a relajar los músculos mediante técnicas como la meditación.
  •  La  técnica de la distracción puede ser una herramienta muy útil para controlar el dolor. 
  •  Involucrarse en actividades como el compartir momentos con la familia o amigos ayudarán a no concentrarse en el dolor. Es muy importante mantenerse tan físicamente activo como sea posible pero evitando abusar del ejercicio.
  • Los ejercicios de respiración y aprender a sobrellevar la fatiga al alternar períodos de actividad con períodos de descanso, pueden también ayudar a controlar los sentimientos de ira, tristeza y pánico. Es importante que se identifiquen y reduzcan las fuentes que producen estrés en la vida cotidiana.
  • La práctica de buenos hábitos del sueño, tales como reducir la cantidad de cafeína en la dieta, el uso de audios de relajación antes de dormir y mantener un horario regular para acostarse y para levantarse, van a mejorar enormemente el tiempo de descanso, lo que a su vez, ayudará a disminuir el dolor y el cansancio durante el día.
Terapias alternativas
La eficacia limitada de los tratamientos convencionales de la fibromialgia lleva a muchos personas a utilizar terapias alternativas. Sin embargo, no hay suficiente evidencia para recomendarlas:

  • La acupuntura.
  • Hidroterapia, baños en agua fría o caliente, fango medicinal o terapia de spa, en el tratamiento de la fibromialgia pueden ocasionar reducciones moderadas en el dolor. 
  • Homeopatía, ozonoterapia, suplementos dietéticos y nutricionales, Qi Gong, Reiki, Taichi, etc.

PRONÓSTICO
La fibromialgia no representa un riesgo para la vida del paciente y no ocasiona daño muscular, ni articular. Con el transcurso del tiempo y a pesar de que los síntomas pueden variar en intensidad, el cuadro general empeora en raras ocasiones.


No existe curación de la fibromialgia por el momento, por lo que hay que considerarla como una enfermedad crónica, y tener en cuenta que la calidad de vida de la persona enferma se ve afectada en varias de sus facetas: laboral, económica, social y familiar.
La mayoría de los pacientes continuará presentando dolor y cansancio. Las dos terceras partes de los pacientes aseguran que pueden mantener su capacidad de trabajo y reconocen que la fibromialgia interfiere poco con su vida, y otro 30% no se siente capacitado para trabajar.
En España, según un estudio de la Sociedad Española de Reumatología, la fibromialgia es la enfermedad músculo esquelética que más bajas produce por incapacidad laboral. Aun así, solo un pequeño porcentaje de personas afectadas recibe prestaciones.
Existen una serie de factores psicológicos que se asocian a un mejor pronóstico: sentimiento de control del dolor, auto percepción de ser funcionalmente capaz, no interpretar el dolor como un signo de daño, realizar ejercicio físico, y llevar a cabo las tareas habituales sistemáticamente.

Por último, es importante considerar varios puntos para el enfoque social de la problemática asociada a esta patología:
  • El enfermo con fibromialgia debe ser informado desde el principio sobre su sintomatología y su pronóstico, desdramatizando la evolución de la enfermedad con la aportación de expectativas positivas, y fomentando la colaboración del paciente en terapias mediante la confianza en una probable mejoría.
  •  Es fundamental una mejora en la formación de los profesionales implicados en el abordaje de la fibromialgia, para garantizar una adecuada respuesta a las necesidades de los pacientes.
  • Necesario un enfoque socio laboral, ya que la posibilidad de desarrollar una actividad laboral, compatible con la evolución de la fibromialgia, es de gran ayuda para el paciente. Impulsar, por tanto, una estrecha coordinación entre los servicios asistenciales, los servicios de salud laboral y los departamentos de recursos humanos de las empresas, con el fin de facilitar la máxima integración laboral de los afectados por fibromialgia.
  • En el caso de los pacientes incapacitados como consecuencia de esta enfermedad, se deberá conseguir la elaboración de protocolos, para evaluar dicha incapacidad y calificar a los pacientes dentro de cualquiera de los grados de incapacidad reconocidos en la normativa de la Seguridad Social, o de minusvalías.
  • Debido a la prevalencia de la fibromialgia y a su importante repercusión individual, familiar y social, es recomendable intensificar la investigación clínica sobre esta enfermedad.
RECURSOS DE AYUDA


¿Qué es la Fibromialgia?  
Sociedad Española de Reumatología


Guía Informativa Fibromialgia 
Junta de Andalucía


Guía para comprender la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica 
Asociación Aragonesa de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica


Guía de Aspectos Psicológicos en Fibromialgia   
SaludMental.info


Guía de Ejercicios para Personas con Fibromialgia  
Asociación Divulgación Fibromialgia


Hasta aquí la entrada de hoy......

Que tengáis una buena semana¡¡¡¡

2 comentarios :

  1. Es muy buena la información, yo también tengo fibromialgia , Gracias por tus artículos

    Carolina

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te haya gustado Carolina.... gracias a ti por comentar... un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>