miércoles, 30 de abril de 2014

Cuando el Cuidar se Acaba...






Hola a todos/as¡ 

Como muchos de vosotros sabréis, este domingo "Salvados", el programa de Jordi Évole en la Sexta, emitió un especial sobre la Ley de Dependencia llamado "Los otros olvidados".


Un programa como este, siempre me deja con un doble sabor de boca...por un lado, siento rabia e indignación por la situación actual de total abandono hacia los colectivos más indefensos y por otro, siento una sensación de orgullo al ver que, todavía quedan personas que día a día siguen luchando por defender nuestros derechos y que sea cual sea su situación, nunca se rinden...


Teniendo en cuenta que escribo un blog por y para cuidadores principalmente... vinieron a mi cabeza preguntas sobre las que no había reflexionado antes.... Qué pasa con ellos cuando ya no tienen una persona a quién cuidar? Cómo vuelven a su antigua vida de manera saludable? Quién los orienta/apoya en esa reintegración en la sociedad?


Varios eran los testimonios que aparecían contando sus situación, y en especial, me llamo la atención el caso de Antoñita, que con problemas de salud cuidaba de su marido tetrapléjico y había tenido que recurrir a sus hijos, que abandonaron sus vidas y trabajos en otras comunidades autónomas para poder ayudar a su madre en los cuidados. En este caso, además del cuidador principal otros miembros de la familia también se han visto "afectados" por la situación... Quién los ayuda a ellos/as?


También aparecía Verónica, una chica que tuvo que abandonar su puesto de trabajo en un departamento de Recursos Humanos para cuidar a su madre y que, una vez fallecida esta, tenía dificultades para encontrar trabajo de su categoría y subsistía con un sueldo de teleoperadora... nadie le daba trabajo por haber estado tanto tiempo "sin hacer nada".... Y qué decir del caso de Jaume... un chico con una enfermedad degenerativa desde la niñez que cuenta con el apoyo continuado de sus padres... (por cierto, este es su blog "Cajón desastre" )...


Al escribir mis entradas, siempre me centro en orientar, informar o aconsejar a cuidadores que todavía están ejerciendo dicha tarea, en cómo poder ayudarlos o aportar algo de luz a sus vidas pero... se me había olvidado totalmente incluir de alguna manera a aquellos que, durante mucho tiempo se encargaron de la labor de cuidar a un familiar y que ahora luchan por encontrar su espacio en un mundo que ha seguido girando y que se ha olvidado de ellos/as.... recuperarán algún día Verónica, Antoñita y sus hijos o los padres de Jaume los trabajos, aficiones, amistades y/o la vida que tenían? Quién les echará una mano en ese momento? .... y no hablo solo del momento en el que pierden el rol de cuidador por fallecimiento de la persona enferma, sino también, en el caso de tener que ingresarla de manera definitiva en una residencia o en el caso de curación (pensemos en que hay personas que necesitan cuidados durante un largo tiempo pero que luego su situación mejora).


Remitiéndome a datos de un estudio elaborado por la Fundación Alzhéimer España, el 30% de las personas que en algún momento de sus vidas estuvieron a cargo por un largo tiempo del cuidado de otra persona, tiene que recurrir a algún tipo de psicofármaco y el 54% de ellos valoran de manera negativa su estado emocional presentando sentimientos de ansiedad, tristeza, desgana e incluso depresión.


Muchos reconocían haber dejado de lado su anterior vida, trabajo, amistades o hobbies y presentaban dificultades a la hora de volver a retomar dichas actividades.


Reconstruir la vida después de un largo período de cuidados es la última etapa por la que debe pasar el cuidador/a... puede parecer que es la menos dura o la más fácil de llevar pero, como hemos visto, esto no siempre es así, ya que puede venir acompañada de sentimientos negativos y dolor (en caso de fallecimiento o ingreso residencial),conflictos a la hora de abandonar el rol (en caso de curación del enfermo) o por dificultades a la hora de adaptarnos a la nueva realidad (empleo, formación...).


Estar inmerso durante un tiempo en el cuidado de una persona en situación de dependencia, traslada a la persona a una realidad paralela a la vida cotidiana que hasta entonces llevaba. Todo lo que tiene que ver con los cuidados y la enfermedad, parece tomar las riendas y el cuidador, puede llegar a sentir que es el único propósito de su vida...encuentra su verdadero sentido y se siente válido para ello.


Esta situación se ve incrementa si además, durante ese tiempo, la persona encargada de prestar los cuidados se ve obligada o abandona voluntariamente su empleo, amigos, relaciones sociales, ocio... es decir, si no promueve su propio autocuidado.


Al tener que abandonar su rol, sea la razón que sea, el cuidador siente vértigo, una sensación de vacío y una pregunta inunda su cabeza : ¿Qué hago ahora?...
Aunque pueda parecer incongruente, ya que debería aflorar un sentimiento de libertad o alivio, la verdad es que, a veces no resulta fácil y si se juntan también la tristeza por la pérdida del familiar o la culpabilidad por tener que haber recurrido a un centro residencial, la vuelta a la vida cotidiana se presenta complicada.


La etapa de reintegración, va a suponer un período de inflexión, de cerrar etapas, de perdón, de establecer objetivos...que le permitirá al cuidador poder retomar su vida anterior de manera saludable, motivadora y sin rencores pasados.


Esta etapa será vivida por cada cuidador/a de un modo diferente dependiendo de muchos factores, como por ejemplo el tiempo dedicado a los cuidados, tipo de enfermedad, relación familiar.... aun así, existen ciertos consejos o pautas generales a seguir....


"No dejes cabos sueltos"
Cerrar cualquier etapa en la vida implica dejar de pensar en el pasado con dolor, culpa o lástima... no podremos mirar hacia delante si estamos continuamente recordando los posibles errores cometidos o las cosas que dejamos de hacer.
Una de las "ventajas" de ser cuidador/a, es que, pueden tener la oportunidad de despedirse y/o expresar los sentimientos a la persona que cuidan.... cerrar capítulos, zanjar rencillas o simplemente expresar afecto y amor. 

Aun existiendo esa posibilidad, en ocasiones, queda algo por decir, lo que hace que no se logre romper con el pasado para poder avanzar hacia el futuro.

Si vuestro familiar reside en una residencia todavía podéis intentar solucionar esta situación y liberaros de pensamientos tan dañinos para la salud... si por el contrario, ha fallecido, existen varias técnicas que pueden ayudaros a soltar ese lastre que arrastráis... 

De manera individual escribid en una nota o carta unas líneas que comiencen con la siguiente frase "Me hubiera gustado decirte que...."
Escribir los sentimientos en un papel puede ser muy enriquecedor y sobre todo, de utilidad para enfrentaros a vosotros mismos, perdonar, olvidar rencores, poder recordar sin dolor y seguir adelante con positividad.
Este ejercicio también tiene su versión grupal para casos en los que la tarea de cuidar ha implicado a varios familiares por ejemplo... consiste en crear un círculo entre todas las personas y que cada una de ellas exponga oralmente lo que más le gustaba de su familiar y lo que menos. También se pueden expresar sentimientos o pensamientos que en vida no se dijeron. Es totalmente adecuado para potenciar la unión familiar y retomar de manera conjunta la vida pasada.


"Supera la codependencia"
Uno de los peligros que entraña el dedicarse al cuidado de otra persona es la desconexión total con el exterior...
La relación de muchos cuidadores con sus familiares se puede llegar a estrechar tanto, que termine por desvanecer sus propios intereses, apareciendo la codependencia, que no es más que la sensación que tienen, tanto la persona enferma como la que lo cuida, de necesitarse por encima de todo, de vivir solo por y para el otro.
Es una de las peores consecuencias que puede tener el cuidar, ya que anula totalmente al cuidador, lo priva de una vida propia y dificulta la autonomía de la persona dependiente.
El cuidador puede pensar que, al faltar la persona de la que se encargaba, esta sensación tenderá a desaparecer, pero no es así, será necesario que además, recupere su esencia anterior, no solo su vida sino la persona que era antes.... con gustos, aficiones, deseos, sueños...
Servirá de ayuda que anotéis en un papel todo aquello que recordáis haber querido hacer o deseado antes de cambiar vuestra situación, para que así podáis retomarlo de manera gradual.


"Evita el aislamiento"
Seguramente muchos de vosotros habréis perdido amistades y/o compañeros de trabajo durante vuestra labor como cuidadores. Volver a retomar el contacto a veces, se presenta complicado o es imposible, pero esto no debe hacer que perdáis los ánimos y las ganas de salir y de conocer gente nueva... no hay nada mejor como estar acompañado para olvidar por un momento los "problemas"....
Esto no significa que tengáis que coger la agenda y llamar a todo el mundo en un día, pero si, que poco a poco volváis a entablar relación con las personas más íntimas y cercanas para luego seguir con todos los demás...
Una vez empezado el proceso, seguramente todo vuelva a la normalidad de manera espontánea e incluso conoceréis a nuevos personas.
También es recomendable que sigáis manteniendo contacto con las asociaciones o los profesionales que os ayudaron en el camino.... por lo menos al principio, por si pudiera aparecer un período de bajón... ellos son los que mejor os podrán entender.


"Vuelve a disfrutar del tiempo libre"

Os ha pasado alguna vez que teniendo tiempo y tareas por hacer, no sabéis por cual empezar y al final no hacéis ninguna? No tiene mucho sentido, pero esa es la sensación de muchos cuidadores cuando ya no tienen esa labor en su vida diaria.
Muchos se sorprenden recordando aquellos momentos en los que se quejaban de no tener tiempo o de no poder hacer determinadas cosas...llegado el momento, no es tan fácil ocupar los ratos de ocio ....disponer de tiempo no implica que se vayan a hacer cosas y mucho menos que se tengan ganas o se sepa por dónde empezar.
Para superar este bloqueo, será necesaria una pizca de fuerza de voluntad, memoria y de nuevo...lápiz y papel... "Ahora dispongo de tiempo para hacer...."... será la frase que debéis escribir para provocar que vayan surgiendo actividades que siempre os hayan gustado y dejarais de hacer por falta de tiempo.... Es el momento de recuperarlas¡¡¡


"Cuida de tu estado emocional"
Nuestras emociones, lo que pensamos y sentimos tienen un poder mucho más grande de lo que imaginamos en la forma en la que nos relacionamos y vivimos... tanto para bien como para mal.
Para poder superar esta fase de reintegración de manera saludable y efectiva es imprescindible cuidar no solo de nuestra salud física sino también emocional.
Creer y sentir que podéis llegar a conseguirlo, olvidar rencores, perdonar, rodearse de positivismo, dejar atrás el duelo, la culpa, el arrepentimiento.... serán la clave de la total recuperación de vuestra vuelta a la vida¡¡¡
Si se os hace demasiado cuesta arriba, será necesario que acudáis a profesionales que os puedan ayudar.
Dejar de cuidar, no solo implica pasar por dificultades a la hora de enfrentarse a la pérdida del ser querido sino también, por otras relacionadas con tener que empezar de nuevo o continuar con la vida de antes... como habéis visto, todo esto está ligado con la importancia de, en la medida de lo posible, seguir manteniendo durante el tiempo de cuidar vuestros hábitos, costumbres, aficiones y amistades.... el autocuidado facilitará en gran medida la forma en la que lleguéis y afrontéis esta última fase.


También me gustaría expresar desde aquí, la necesidad de que, los servicios de atención y de apoyo a cuidadores/as se mantengan en el tiempo una vez se dejan de prestar los cuidados y que exista algún tipo de seguimiento...tanto como forma de apoyo y orientación a la nueva situación como para asegurar una buena reintegración en la vida diaria.


Para terminar, quiero enviar un saludo afectuoso a los protagonistas (a todos menos al señor Moragas claro)... del programa del que os hablé al principio.... GRACIAS....y en especial, a Virginia Tovar, la Trabajadora Social que, poniendo en riesgo su puesto de trabajo, sale denunciando la situación de indefensión en la que a diario, se encuentran las personas en situación de dependencia y sus cuidadores... como trabajadora social suscribo y apoyo todas y cada una de sus palabras...


Os dejo el enlace al vídeo por si lo queréis ver...


"Los otros olvidados"


Nos vemos la semana que viene¡¡¡¡


Que paséis un feliz puente¡¡¡


No hay comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>