martes, 21 de enero de 2014

Sobreprotección Vs Autonomía



Hola a todos/as¡

Las personas en situación de dependencia necesitan ayuda a lo largo del día para poder llevar a cabo determinadas actividades de la vida diaria (vestirse, comer, higiene personal...) .... pero, el grado de dependencia que llegan a alcanzar, a menudo, no solo viene determinado por el tipo de enfermedad y sus consecuencias, sino también, por otros factores externos como el ambiente físico en el que vive, la percepción que el mismo tiene sobre su situación y los comportamientos y actitudes de la familia y las personas que le rodean....más concretamente de su cuidador principal.

Es innegable la  relación que existe entre enfermedad y dependencia pero en muchas ocasiones, está se ve incrementada por actitudes y patrones de comportamientos erróneos por parte de las personas encargadas de los cuidados.... hablo concretamente de la sobreprotección.

Sobreproteger es hacer por el otro más de lo que necesita. Es impedir que la persona a la que cuidamos lleve a cabo o realice actividades/tareas que puede realizar. Es evitarle a la persona esfuerzos, riesgos o "sufrimientos" innecesarios tanto físicos como de otra índole... aclarar, que hablo de riesgos y sufrimientos que el cuidador de manera equivocada define como tales, sin contar con la opinión y/o decisión de la persona a la que cuida. Muchas veces, son situaciones vitales a las que todos nos enfrentamos alguna vez en la vida sin ninguna consecuencia negativa pero, que el cuidador ve como un peligro potencial, ya que está partiendo de la idea de que la persona a la que cuida es débil o no lo podrá soportar... por ejemplo, salir con amigos, ir a recados solo/a, hacer actividades extraescolares, tener pareja...

 Sobreprotegemos cuando
  • Hacemos por él/ella mucho más de lo que necesitaría.
  • Intentamos evitarles esfuerzos o "disgustos" innecesarios de cualquier índole sin que tenga posibilidad de elegir.
  • Decidimos lo qué es o no es apropiado para él/ella sin preguntarle que opina.
  • Nos convertimos no solo en cuidadores, sino en la memoria del enfermo para determinadas actividades básicas, sin posibilidad de darle la iniciativa.
  • Usurpamos la personalidad del enfermo al tomar decisiones sin consultarlos ni tener en cuenta sus preferencias.
  • Realizamos actividades y/o tareas físicas que puede hacer él/ella sin problemas.
  • Tendemos a ver solo la parte negativa de la enfermedad y no las capacidades que todavía conservan y que deberían seguir desarrollando.  
Aspectos Negativos de la Sobreprotección
  • La relación con la persona que cuidamos, ya sea adulto o menor, se basará en el miedo en vez de en la confianza.
  • Limitaremos sus posibilidades, capacidades e independencia.
  • Centraremos nuestra preocupación más en la "discapacidad" o "dependencia", que en la propia persona y sus gustos, opiniones, posibilidades... Veremos solo "lo que no puede hacer" en vez de lo que "puede llegar a hacer".
  • Daremos lugar a un fenómeno llamado "exceso de incapacidad"... definido,como un nivel de desempeño de las actividades cotidianas que se sitúa por debajo de lo que permitiría el estado de salud o situación del individuo.
  • Podemos llegar a convertir  a las personas a las que cuidamos en "cómodas", perezosas o inmaduras en exceso. Tenderán a comportarse como una persona incapaz.
  • En el caso de niños/as o adolescentes con diversidad funcional, pueden llegar a aparecer el aislamiento social, la baja autoestima.... en resumen, se producirá una paralización de su desarrollo afectivo y social. Se da por ejemplo, en el caso de padres/madres que no dejan que sus hijos con diversidad funcional acudan a excursiones que organiza una asociación... aunque vayan con monitores y/otros niños/as, siempre verán al suyo como indefenso y solo ante la adversidad...esto provocará que,  no desarrolle las mimas capacidades de socialización ni genere una red de apoyo que le será necesaria en el futuro.
  • En personas adultas que padezcan enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, Parkinson... la sobreprotección, sobre todo en las primera fases de la enfermedad, puede conllevar una aceleración del empeoramiento... cuanto más tarden en olvidar y/o dejar de hacer un movimiento (por muy simple que sea) más tardará en desaparecer, y por lo tanto, se ralentizará el aumento del nivel de dependencia.
  • Tenderemos a ver siempre a nuestro familiar como un "niño desvalido" que necesita de nuestra ayuda continuamente y que no puede hacer nada sin nosotros/as... lo que provocará una sobrecarga inmensa para el cuidador.
  • Nos generaremos una carga emocional negativa y de angustia que será difícil de "transformar" y puede llevarnos a desajustes en nuestra salud.

Consejos y Pautas para Cuidadores

Ser realista y conocer las limitaciones. Hay que tener muy claro que es lo que nuestro familiar puede hacer y lo que no... y apoyarlo y ayudarlo en consecuencia. Conocer bien la enfermedad a la qué os enfrentáis y saber en que aspectos se incrementará más el grado de dependencia os ayudará a establecer objetivos ambiciosos pero realistas. Por ejemplo, cuando una persona que tiene Alzheimer nos pide que la dejemos ir sola a la compra, y no lo aceptamos, porque sabemos que la última vez que lo hizo se perdió, no estaremos sobreprotegiéndola sino siendo realistas.

Centrarse en la capacidad y no en la discapacidad o dependencia. No debemos partir de la idea de que nuestro familiar no puede hacer determinada actividad, sin antes probar o haberlo intentado. Si partimos de la idea de que nuestro familiar es un ser desvalido que no puede hacer nada sin nuestro apoyo, nunca les daremos la opción de que, en la medida en que sea posible, sean independientes y/o autónomos. Por ejemplo tenemos un hijo/a con Síndrome de Down que quiere apuntarse a unas clases de baile a la que van sus compañeros. Si sobreprotegemos le diremos que no automáticamente, pensando en que lo va a pasar fatal, porque no va a seguir los pasos, se van a reír de él/ella... en resumen, una serie de ideas anticipadas que se basan en la diferencia y en presuponer el sufrimiento por su "discapacidad" y no en intentar ver la situación,como una posibilidad de superación y de socialización.

Comunicarse+Negociar. La sobreprotección limita la comunicación entre el cuidador y el familiar al que cuida. Genera tensiones , enfados y riñas innecesarias. La persona en situación de dependencia ve como día a día sus limitaciones aumentan, porque no le dejan intentarlo y el cuidador ve como cada vez son más las tareas que debe realizar. Ninguno de los dos es capaz de llegar a un término medio en el que la comunicación y la negociación son indispensables para generar un buen clima. Observar lo que puede y no puede hacer, hablarlo entre los dos para llegar a acuerdos nos ayudará a mejorar las relaciones y a la vez potenciar su autonomía e independencia. No negarse a la primera, sino escuchar y aceptar propuestas.

Ser Dependiente no es compatible con llevar una Vida Independiente. En muchos casos, que la persona necesite ayuda en determinadas actividades de la vida diaria, no quita que pueda tener un pleno control sobre su vida personal. El cuidador a menudo, relaciona la dependencia física, con la incapacidad para tomar decisiones, solucionar problemas, tener amistades, pareja, trabajo... Debemos dejar que, si su situación lo permite, sean ellos los que tengan las riendas de su vida...aunque nos escuchen y compartamos opiniones, serán ellos/as los que al final,  decidan que hacer o que caminos tomar. Acompañar y apoyar....

Facilitar la autonomía y la independencia. Es decir, para potenciar que nuestro familiar siga haciendo actividades, a veces, debemos de apoyarlo y preparar todo para que le sea lo más fácil y seguro posible. Por ejemplo, en el caso de una persona con Parkinson, que puede comer por sí solo/a. Intentaremos facilitarle la tarea para que pueda seguir haciéndolo y ejercitando los movimientos que ello conlleva.  Para ello, le pondremos una cuchara si le resulta más sencillo que con un tenedor, utilizaremos las ayudas técnicas que tengamos a nuestro alcance, adaptaremos la comida a sus necesidades...

Ser paciente y no desesperar. A veces, el que una persona en situación de dependencia siga realizando determinadas actividades, puede suponer que tarde más tiempo, o que falle muchas veces en su intento... debemos organizar todas las tareas en base a esta realidad y no intentar que lo haga "bien y pronto" porque ello, solo conseguirá que aparezcan la frustración y la baja autoestima. Deberemos suavizar nuestro lenguaje  cuando hay un fracaso o una desilusión y centrarnos en la importancia que ha tenido el intentarlo y si es posible, repetir hasta conseguirlo. Cuando algo salga mal, no repetir la frase de "Ves, ya te lo decía yo ..." sino cambiarla por otras que potencien el lado bueno de la situación y por supuesto, no impedir que lo vuelvan a intentar. Volviendo al ejemplo anterior, si nuestro hijo/a que tiene Síndrome de Down , al final, va  a clases de baile y un día, vuelve a casa llorando porque no le han salido los pasos...no cojamos esto como excusa para no dejarle ir más, sino como un aprendizaje y una oportunidad de superación.

Hablar sobre la situación. Otra de las formas de sobreprotección que existen es, el ocultar cualquier información o conversación que tenga que ver con la enfermedad o la diversidad funcional que padezca nuestro familiar. Esto no significa que le contemos posibles aspectos médicos negativos o información que le pueda hacer daño pero, nunca debemos negarnos a hablar con él/ella de aspectos relativos a su diversidad funcional y/o enfermedad en relación a la sociedad, los amigos, su percepción personal... tampoco deberíamos pintarle todo de color de rosa, haciendo que parezca que la culpa es toda de los demás y que a él/ella no le pasa nada...simplemente, intentaremos hablar con naturalidad, potenciando la parte positiva y sus actitudes y, ayudándole a aceptar las inevitables limitaciones que pueda padecer.

Organizar y Programar. El dejar atrás la sobreprotección puede generar mucha tensión y angustia al cuidador.... pensar en la primera salida con amigos de su hijo/a en silla de ruedas, la asistencia a talleres de su padre con principios de demencia, la primera excursión de su hermano/a con parálisis cerebral... todo esto es normal y costará habituarse pero, está en nuestra mano que la transformación sea más paulatina y cómoda para ambos... quizás las primeras veces queramos ir con ellos/as y dejarles un tiempo solos (el tiempo puede ir en aumento cada vez), podemos organizar actividades con ellos/as para ver cómo se desenvuelven y en que momentos necesitan ayuda y cuando no, podemos llegar a acuerdos con ellos/as respecto a decisiones que toman,en vez de no dejarles elegir directamente... es decir, programarlo todo con antelación para ir adaptándonos al cambio.

Buscar y pedir ayuda. En el caso de que el dejar de sobreproteger os suponga un alto nivel de ansiedad o estrés es muy importante que consultéis con un profesional o que acudáis a una asociación de ayuda, a pedir opinión. Participar en grupos de apoyo con otros cuidadores o familiares también os servirá, para conocer cómo se manejan otras personas en este tema y coger ideas y ejemplos de actuación. 
"No permitas que lo que no puedes hacer interfiera con lo que si puedes lograr"   John Wooden
A menudo, la sobreprotección tiene más que ver con  sentimientos de culpa, responsabilidad y temor del cuidador que con el bienestar o sentir de la persona a la que cuidáis. No podemos establecer cuál es el límite entre la seguridad y la sobreprotección ....solamente contamos con nuestro sentido común, por lo que, como os digo siempre, estos consejos quizás no sean válidos para todas la situaciones ni para todas las personas ... deberéis coger lo que más os ayude y adaptar el resto a vuestra realidad personal y familiar.

La idea que más me importa resaltar en esta entrada es la de que debemos potenciar en la medida de lo posible y en base al estado de cada persona, sus capacidades y autonomía... es fundamental que basemos su día a día en lo que pueden hacer y en lo que son capaces de realizar, para que el grado de dependencia que sufren, no aumente, ni sea el centro de su vida de manera negativa. Además, a vosotros como cuidadores, os permitirá quitaros alguna carga de más que podáis arrastrar y conseguiréis que la labor sea más llevadera para ambos.


UN SALUDO¡¡

2 comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>