martes, 26 de noviembre de 2013

Un Mundo lleno de Emociones...


"La enfermedad es el resultado no sólo de nuestros actos sino también de nuestros pensamientos" Mahatma Gandhi

" Una tragedia puede llegar a ser el mayor de nuestros bienes si nos la tomamos de una manera que nos permita crecer" Louise Hay


Cuidar es un acto que forma parte de nuestras vidas... los padres cuidan de sus hijos, los hermanos se cuidan entre ellos, cuidamos de mascotas y de objetos como si fueran tesoros, cuidamos de nuestra salud, de las personas enfermas...

Cuidar implica ayudarse a uno mismo y/o a otro, tratar de incrementar el bienestar y evitar sufrir algún perjuicio...

Enfrentarse a una enfermedad y al cuidado de un familiar es uno de los sucesos con más carga e impacto emocional de la existencia.

Cuidar es un acto de generosidad, de valentía , de satisfacción, de crecimiento personal... que implica toda una serie de emociones y sentimientos positivos: alegría, evolución, aprendizaje, ayuda, bienestar, agradecimiento, superación....

Pero esta labor, también trae consigo algunos aspectos negativos, que es importante que sepamos reconocer, analizar y manejar de cara a conseguir el bienestar necesario para llevarla a cabo...

Estos aspectos negativos son los llamados "Pensamientos erróneos" que no son más que ideas o sentimientos que son dañinos y que en la mayoría de los casos no se corresponden con la realidad objetiva de la situación que los ha generado.

Preocuparse en exceso, la auto exigencia, la incertidumbre, la falta de apoyos o un bajo estado de ánimo pueden liberar y hacer aparecer estos sentimientos que no harán más que dificultar y convertir la experiencia de cuidar en algo traumático no sólo para los cuidadores sino también para los que reciben nuestra ayuda.


CULPABILIDAD
Es un sentimiento que nos lleva a creer que hemos hecho algo mal... a pesar del esfuerzo realizado, nos sentimos culpables sin que haya, en la mayoría de los casos una razón aparente. Los cuidadores expresan su preocupación por no hacer lo suficiente, o se obsesionan con la idea de que si lo hubieran hecho de otro modo sería mejor o no hubieran sucedido determinadas cosas...
Esta apreciación, surge de la excesiva auto exigencia que tienen algunos cuidadores... el querer realizar todo a la perfección y no aceptar que a veces las cosas no salen como nos gustaría, supone que aparezcan la frustración, la culpa....
También puede aparecer al tener la obligación de tomar decisiones en nombre de las personas a las que cuidan ( operaciones, tratamientos...) ...sobre todo si los resultados no son los esperados. Nos sentimos responsables de una realidad no deseada.

Consejos:

- Intentar valorar la situación de una manera objetiva.
- Será necesario bajar el nivel de exigencia.
- Debemos analizar la situación y a nosotros mismos ,intentando aclarar que es lo que podemos hacer y cuáles son aquellas cuestiones en las que necesitaríamos ayuda...
- Tener claro que se nos presentarán una serie de situaciones o problemas a los que no podemos enfrentarnos solos nos ayudará a no sentirnos culpables por todo... somos cuidadores...no superhéroes...
- La organización de los cuidados debe de partir de una visión realista y eficaz...
- Es muy importante que recordemos que hacemos las cosas lo mejor que podemos, utilizando al máximo nuestras fortalezas y tener un poco de comprensión e indulgencia con nosotros mismos.
- Que las cosas a veces no salen como se esperan es algo que debemos de tener claro, tanto si somos cuidadores como si no lo somos... es algo que tenemos asumir y esto nos evitará muchos dolores de cabeza y sentimientos de culpa.

IRA/RABIA/ENFADO
 Estos tres sentimientos se reflejan a la perfección desde el primer momento en el que nos comunican que nuestro familiar sufre una enfermedad.... buscamos explicaciones de porqué, nos enfadamos con el mundo por su injusticia, maldecimos la mala suerte...

Durante toda la experiencia del cuidado, el cuidador se enfrentará a momentos de enfado, la ira y la rabia se dispararán...

Enfrentarse a algo desconocido, a nuevos síntomas, a situaciones incómodas, reorganizar el funcionamiento familiar y de vida que llevaban hasta ahora, descubrir que no existen suficientes apoyos o ayudas, pondrá al límite al cuidador....

Consejos:

- Lo primero es tener claro que es imposible mantenerse siempre sereno ante las dificultades y que es normal tener en algún momento estos sentimientos.
- De nuevo será indispensable analizar de manera objetiva la razón de nuestro enfado y contrastarla con la realidad... a veces tendemos a exagerar las causas y esto nos impide ver con claridad las soluciones.
- Debemos intentar que este enfado tenga un canal de salida, es decir, que no nos sirva solo para generar malestar sino para buscar alternativas.
- Perder el control solo nos llevará a sentirnos culpables y a crear más sentimientos negativos.
- Tener claro que los culpables de nuestro enfado somos solo nosotros... la manera en que nos tomamos las cosas son responsabilidad nuestra....ni del enfermo, ni del médico, ni de los profesionales...
- El ejercicio físico, la relajación y el humor son buenos acompañantes en este largo camino...

MIEDO
 Angustia que sentimos ante una amenaza, ante lo desconocido, ante algo para lo que creemos que no estamos preparados...
Este sentimiento caminará al lado de los cuidadores durante todo su viaje, sobre todo si es la primera vez que se enfrentan a la tarea de cuidar.... miedo a no saber, a hacer daño, a herir, a no saber reaccionar, al empeoramiento, a perder, a caer, al dolor...

Existen pocos miedos innatos, la mayoría de ellos son aprendidos y por lo tanto  pueden desaparecer....no sin mucho trabajo y autoconocimiento.

Si os paráis a pensar, la mayoría de las veces que en nuestra vida, tenemos sensación de miedo, es antes de enfrentarnos alguna situación que nunca habíamos vivido o sobre la que nos habían hablado de manera negativa..... normalmente nos dejamos llevar por esas ideas preconcebidas y nunca nos paramos a analizar las herramientas personales que poseemos para poder salir airosos. Siempre creemos que no contamos con los recursos necesarios. Al final, la experiencia no resulta tan mala como esperábamos o incluso nos puede llegar a sorprender de manera positiva, por lo que hemos perdido el tiempo amargándonos con antelación.

Consejos:  
- Vuelvo a recalcar lo de la objetividad pero es que me parece muy importante poder analizar las situaciones sin prestar atención a los "estorbos" emocionales propios, para poder ver todo con claridad.
- Analizar la causa que nos provoca miedo, no sólo determinar cuál es, sino también que posibles consecuencias puede tener, que alternativas tenemos para enfrentarla y cuál de estas alternativas poseo.
- Ante una enfermedad, es muy importante conocerla lo mejor posible para poder perder esa sensación de miedo inicial. Saber reconocer síntomas y cambios que se van a ir produciendo nos hará vivirlos de una manera más sana cuando aparezcan. Aprender, conocer, informarse, formarse es esencial¡¡¡¡¡
- Una técnica que me parece muy importante es desechar aquella información más negativa... no quiero decir que neguemos la realidad pero....mientras no se produzca, para que me voy a centrar en ella¡¡¡ los pronósticos de algunas enfermedades son a menudo desalentadores, pueden hacernos sentir miedo pero creo que preocuparse por el futuro antes de que suceda no hará más que incrementar esa desagradable sensación. Vivir en el presente y no anticiparse es la clave¡¡¡
- Vuelvo a nombrar aquí la importancia del ejercicio físico, la relajación y el sentido del humor como antídotos....

TRISTEZA
 Este sentimiento es de los más complicados de mejorar, cambiar o llevar por parte de los cuidadores. La tristeza no es una sensación derivada de ideas erróneas, exageraciones o de malas interpretaciones por nuestra parte como lo podrían ser los nombrados anteriormente... la tristeza es algo muy subjetivo que nace de una realidad que no podemos negar y que no es alegre....

Lo que es determinante en relación a este sentimiento es analizar las consecuencias que en nuestra vida está teniendo y valorar lo que es mejor tanto para nosotros como para la persona a la que estamos cuidando. Saber buscar los recursos adecuados para combatirla será necesario para sobrellevar nuestra tarea.

Consejos:
- Analiza en qué momentos o circunstancias sientes tristeza y evítalos en la medida de lo posible... no significa que huyamos de todo lo que nos produzca pena, pero sí que lo enfrentemos de otra manera... por ejemplo... si siento tristeza cuando estoy a solas y me pongo a pensar en la enfermedad de mi familiar.... lo ideal sería intentar no estar sola demasiado tiempo, poner música, tv, leer un libro....que nos distraiga de esos pensamientos.
- Si por estar triste has dejado de realizar alguna actividad .... la solución es muy fácil.... vuélvela a hacer... te costará al principio pero verás que una vez adquieras otra vez el hábito te traerá consecuencias positivas.
- Potenciar los pensamientos positivos y el sentido del humor....el tremendismo y la negatividad no hacen más que alimentar la tristeza.
- En definitiva se trata de plantarle cara y de no dejar que nos consuma... pensad en aquellas cosas del día a día que os sacan una sonrisa y hacedlas¡¡¡¡

RENCOR
 El rencor es un sentimiento que puede aflorar de manera significativa en casos de cuidadores que se enfrentan al cuidado de una persona enferma por accidentes provocados, negligencias...en definitiva, en cuya causa están implicadas otras personas...

También lo pueden sentir cuidadores que no cuentan con una red familiar o de recursos de apoyo.

Como pasa con la tristeza no existe una percepción errónea , es decir, en muchos casos la responsabilidad de otros no se puede negar, pero lo que debemos de tener claro es que la realidad no se puede cambiar y que nuestro futuro bienestar dependerá de que lo asumamos y aceptemos.

Consejos:
- Asumir y aceptar no implica que no llevemos a cabo todas las acciones necesarias para compensar el daño, es decir... que yo asuma que mi familia no me ayuda en el cuidado, no significa que no vaya a hablar con ellos o intente llegar a un acuerdo. Hacer todo lo que esté en nuestras manos para mejorar la realidad, nos ayudará a sentirnos bien con nosotros mismos y analizar el rencor desde un punto de vista más sereno.
- Refugiarnos en el pasado no nos ayudará en nuestra labor presente.... por desgracia el pasado no se puede cambiar y recordar constantemente las consecuencias que ha tenido en nuestro presente no nos va a valer de nada, más que para tener un futuro aún peor.
- Perdonar puede ser otro de los métodos para que desaparezca el  rencor...no significa olvidar o negar el daño,  sino que conlleva la afirmación de que las cosas malas no arruinarán nuestro presente, aun cuando hayan arruinado nuestro pasado.

SOLEDAD
 Los cuidadores se sienten solos de forma más o menos frecuente en algún momento...cuando viven solos con la persona enferma y esta deja de comunicarse, cuando sale con amistades que no comparten los mismos problemas, cuando por falta de tiempo ha dejado de relacionarse, cuando se ve sobrepasada por falta de ayuda...

Esta soledad que sienten, se ve reforzada cuando además, aparecen otros pensamientos erróneos como culpa por dejar a la persona enferma al cuidado de otro, miedo por lo que le pueda suceder durante la ausencia, enfado porque pensamos que los demás no nos entienden....

Esta soledad conlleva la pérdida de relaciones familiares, sociales y también de nuestro propio bienestar tanto físico como emocional.

Consejos:
- Es muy importante no refugiarse en un rol victimista para justificar la soledad: "Las personas con las que salgo no me entienden", "solo yo se cuidar de mi familiar", "la gente no tiene por qué escuchar mis penas"... esto refuerza el sentimiento y nos impide actuar de manera eficaz para evitarlo.
- Deberemos analizar las causas de nuestra soledad y ponerle remedio.... si he dejado de salir porque no estoy tranquila dejando a mi familiar con otra persona... empezaremos por ejemplo por salir menos tiempo y haciendo llamadas para comprobar si todo va bien...luego aumentaremos el tiempo de salida y reduciremos el de llamadas hasta que el sentimiento de culpa y miedo desaparezcan y se vaya solucionando el de soledad.
- La cantidad de amistades es muy importante pero la calidad de las relaciones también... si nos sentimos incomprendidos por nuestros amigos tendremos que pensar que, a lo mejor no les hemos dado la suficiente información como para que lo entiendan o, que debemos buscar otros amigos que sean más afines a nuestras necesidades.
- Es importante establecer una organización en los cuidados y dejar siempre algo de tiempo diario o semanal para hacer lo que nos guste.
- No sólo son necesarias las relaciones de amistad o familiares sino también con el entorno... asociaciones, entidades de ayuda, centros... cualquier lugar es bueno para conocer gente y también para descubrir recursos y servicios que nos podrían facilitar nuestra labor.
- Aunque pueda parecer imposible, es importante que el cuidador se esfuerce por tener un momento al día para desconectar totalmente de los cuidados.... ya sea saliendo a pasear o leyendo un libro en casa es necesario hacerlo con los 5 sentidos, y que ningún pensamiento enturbie nuestra tarea.... esto nos liberará de cargas y tensiones y retomaremos el cuidado mucho más relajados.
- Cuando estemos con amigos o familiares intentemos disfrutar del momento y dejarnos llevar por la situación... debemos analizar cuál es la razón del encuentro y no intentar cambiar el espíritu de la misma...existirán momentos de apoyo emocional y otros de ocio y en los dos estaremos a gusto.
- Recordad que evitar la soledad no está reñido con que sean necesarios los momentos a solas para hacer actividades individuales, reflexionar, descansar...en definitiva cuidarse a uno mismo.

Para terminar os dejo unas cuantas pautas generales que están relacionadas con todos estos pensamientos erróneos :
  1. Es importante conocer y enfrentarse a estos sentimientos. Intentar que no invadan nuestra vida deberá ser nuestro objetivo... imaginad el día a día teniendo miedo, estando enfadados, llenos de rencor, solos.... como creéis que os afectaría? como creéis que influiría en los cuidados? ... las respuestas quizás os sirvan de empuje para comenzar el cambio...
  2. Dejarse llevar por estos sentimientos negativos sin ponerle remedio puede generar en vosotros no sólo malestar emocional sino también físico : ansiedad, depresión, estrés, agotamiento, empeoramiento del estado de salud... creo que son razones suficientes para pasar a la acción¡¡¡
  3. No os culpéis por sentirlos.... es totalmente normal... lo que no es adecuado es no ponerle remedio...
  4. Si estos sentimientos forman parte de tu día a día mermará también la calidad en los cuidados... aunque pensemos a veces que las personas enfermas no entienden o no captan nuestro estado de ánimo esto no es verdad....también les afecta ....
  5. Es importante pedir ayuda y aceptarla cuando se nos ofrece¡¡¡¡
  6. Si os supera la situación y no sabéis como enfrentarla será necesario acudir a un profesional.... no sólo como desahogo sino también para adquirir pautas de comportamiento más saludables....

A continuación os dejo el enlace de una Guía elaborada por Cruz Roja y que lleva el título de "La dimensión emocional de los cuidados. Guía básica para la gestión de los pensamientos erróneos" .... es muy interesante que la tengáis como referencia ya que amplía la información que os he dado sobre este tema.

http://www.slideshare.net/Sdesalud/dimension-de-las-emociones-en-el-cuidador 

CONOCERSE + ACEPTARSE + ACTUAR ¡¡¡¡ 

Que tengáis una buena semana ¡¡¡

4 comentarios :

  1. Esta buena la tematica...me mata el color de fondo y las letras pequeñas,me genera un esfuerzo visual que casi,casi me hace tirar la esponja en la lectura,si lo consideras seria buenisimo,gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola, muchas gracias por tu comentario...por supuesto que lo tendré en cuenta.... un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me parece todo muy interesante.
    Lo mas interesante es la cantidad de ayuda que puede ser para gente que como yo no entiende mucho de este tema.
    Pienso que es bueno enseñar las herramientas para poder moverse dentro de este mundo tan dificil..
    y lo mas importante ,,es que no importa quien me cuide sino como me cuide;;;;;;sige asi....felicidades

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón.... cuidar implica un proceso de aprendizaje continuado que el cuidador debe realizar para poder llevar a cabo su labor de la manera más "sana" posible tanto para él como para la persona enferma..... gracias por tu comentario...un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
rel='shortcut icon' type='image/x-icon'/>